El personaje de la semana es...


No están todos los que son. Hay más, aunque para elegir al personaje de la semana en España estos cuatro bastan y sobran:

Alfredo Pérez Rubalcaba. Un país de pegatina, de quita un 20 y ponle un 10 a la señal, solo es posible con un malabarista de la propaganda como el vicepresidente primero. El viernes justificó las medidas energéticas del Gobierno de Zapatero: «España ha pensado que la energía es gratis. Pero es carísima». Qué osado es Rubalcaba. Sin despeinarse, les descubre a los españoles que repostar, calentar el piso o poner la lavadora es «carísimo». Los españoles ya lo saben, ministro; llevan toda la vida sabiéndolo, entre otras cosas por la errática política energética de Zapatero.

Leire Pajín. La echaron de la secretaría de organización del PSOE porque no valía y se la endilgaron a los usuarios de la sanidad pública poniéndola de ministra. El viernes, Leire Pajín habrá celebrado su victoria contra la promoción del uso de genéricos de la Xunta. El Tribunal Constitucional suspendió la norma autonómica, recurrida por el Gobierno socialista. Curioso. La amiga de los pobres y oprimidos, la socialdemócrata Pajín, celebra la resolución judicial por la que han brindado este viernes los ejecutivos de las multinacionales farmacéuticas, que tantos millones de beneficios han visto en peligro con el plan Farjas. Extraños compañeros de cama: Pajín y el segundo lobby más poderoso del mundo: las farmacéuticas. El primero es la industria armamentística.

Miguel Sebastián. Dotes para la economía tiene, dicen. Pero para dar la nota con sus propuestas tiene muchas más. Este apretón energético que durará hasta que Gadafi no acabe de cavar su tumba no es nuevo. Hace tres años, padecimos otro con el barril de petróleo todavía más caro que ahora y Sebastián propuso la solución: acudir a trabajar sin corbata. En el paquete de medidas aprobado el viernes, las hay vagas, repetidas (sustituir bombillas de las farolas) y una ridícula: pagar 20 euros para que sesenta mil coches cambien los neumáticos por otros más eficientes. Solo un dato: el parque móvil español ronda los treinta y dos millones de vehículos. Y solo una apreciación: puestos a cambiar neumáticos, al menos que fuera para evitar accidentes por mal estado de la goma y no para reducir unas décimas de consumo en un porcentaje infinitesimal de coches respecto al parque móvil total.

José Blanco. Hay que sobreentender que cuando dijo, el miércoles, que comprometía su cargo a la conclusión del AVE gallego se refería no a que algún día se acaben las obras, sino a que se firme la licitación en los próximos meses. Se refería a si será capaz de conseguir que la vicepresidenta económica, su compañera socialista, apruebe la inversión. Blanco no puede comprometerse con la finalización de las obras del AVE, aunque pretenda sugerirlo veladamente. Mucho antes de que eso ocurra, si es que ocurre, ya no será ministro de Fomento. Lo que importa será saber si dimitirá en caso de que el Gobierno del que forma parte retrasa sine díe el proceso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos

El personaje de la semana es...