Cumbre hispano-lusa

EL ANÁLISIS


VIGESIMOSEGUNDA cumbre en Badajoz entre los dos países, el pasado fin de semana. La inmigración ilegal y la energía fueron los ejes centrales, y en ella participaron 17 ministros de ambas naciones, así como los presidentes de las regiones fronterizas: Extremadura (Ibarra), Castilla y León (Juan Vicente Herrera) y Galicia (Touriño).El león político (Rodríguez Ibarra) llevó a su región una cumbre que debiera marcar un cambio de ritmo en los diversos asuntos pendientes entre España y Portugal. La consolidación del Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel) -el proyecto se inició el 3 de julio- se encuadra en el objetivo de un único mercado, pero va muy retrasado, y la reforma que prepara Joan Clos inquieta a Portugal. Zapatero y Sócrates debatieron sobre el AVE (los ejes Madrid-Lisboa y Vigo-Oporto van a paso lento, preocupante). También había interés en avanzar en inmigración (especialmente, en relación a ex colonias portuguesas y África) y seguridad (Faro está «compitiendo» con las Rías Baixas como entrada de drogas de América). Educación y sanidad fueron otras materias trascendentes. Extremadura ha desarrollado un programa de implantación del portugués como segundo idioma en los colegios, y en esa acertada iniciativa ha adelantado a Galicia. En Sanidad, a pesar de la emigración de médicos gallegos a Portugal, los pasos más incipientes los ha dado la eurorregión de Extremadura-Alentejo a través de la cooperación en el tratamiento a pacientes. Curiosamente, el Consejero de Sanidad extremeño -Guillermo Fernández Vara- será el sucesor de Ibarra. Su estilo, diferente al coraje político del presidente; una especie de seny extremeño de consenso. En la foto de familia, Touriño salió esquinado , lo cual da una idea de los éxitos conseguidos. Convendría que Lisboa figurase más a menudo en su agenda, y sería muy importante poner en práctica bastantes más proyectos conjuntos de I+D+i (Braga será la sede de un centro hispano-luso, ganándole en la iniciativa a Vigo o A Coruña). Zapatero y Sócrates -una vez superados viejos recelos- deberían dar un acelerón importante al cuadro de las comunicaciones entre ambos países (las actuales previsiones, AVE para el 2013, como pronto), no nos vayamos a hacer viejos esperando. Ya sentenciaba Picasso: «cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Cumbre hispano-lusa