Solorigate: la mayor trama de espionaje de la historia

Andrés Tarasco / Borja Merino

MERCADOS

Arkadiusz Wargu#1;Ba

El ciberataque a la plataforma tecnológica de SolarWinds afectó a más de 18.000 empresas y entidades en 17 países: gigantes como Microsoft o agencias como la NNSA, que controla todo el arsenal nuclear de EE.UU., entre las damnificadas

03 ene 2021 . Actualizado a las 22:48 h.

Muchas de las batallas de esta era son invisibles para la gran mayoría de los ciudadanos. Apenas unas líneas de código insertadas en una plataforma tecnológica de un actor en apariencia menor tienen hoy la capacidad de desatar un incidente de proporciones globales. Y eso es, precisamente, lo que acaba de pasar con el ataque a SolarWinds, una empresa del sector IT de la que seguramente nunca haya oído hablar, pero que acaba de verse envuelta en un incidente que ha comprometido la seguridad de 18.000 compañías y gobiernos de 17 países.

Firmas tan conocidas como Microsoft, Intel, Cisco, Orange o Nvidia y entidades públicas tan críticas como los departamentos de Seguridad Nacional, de Estado y de Energía de EE.UU., la NNSA que controla todo el arsenal nuclear estadounidense o el Departamento de Salud británico, por citar solo algunos ejemplos. A lo largo de los últimos días ha salido a la luz pública la que es, probablemente, la mayor operación de espionaje a escala mundial jamás detectada.

Para entender cómo unas cuantas líneas de código insertas en una plataforma de un actor en apariencia menor pueden generar semejante estropicio y causar una caída generalizada en las Bolsas hay que detenerse primero en analizar la operativa del mundo por el que transitamos. En la elevada interconexión entre empresas y agentes sobre el papel independientes pero que están conectados entre sí en algún punto por la derivada tecnológica. Es lo que se conoce como cadena de suministro.