«Hay que legislar para ver cómo hacer esta transición imparable»


Redacción / La Voz

No es la primera vez que los trabajadores se ven amenazados. Pero en Corea del Sur, donde hay 53 robots por cada mil empleados, la tasa de desempleo es del 3,6 %. La catedrática del Área de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidade de A Coruña (UdC) y presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial (Aepia), Amparo Alonso Betanzos, invita a pensar en las máquinas o en cualquier algoritmo inteligente «como un instrumento que ayuda a tomar decisiones más fundamentadas y en un tiempo mucho menor. Ni el algoritmo trabaja solo, ni el hombre trabaja solo».

-Hay estudios que hablan de trabajos que desaparecerán. Parece normal que algunos empleados se vean amenazados.

-Quizá no tendríamos que hablar de sustitución, sino de que los humanos realizarán la parte del trabajo más creativa y menos rutinaria. Los robots o algoritmos inteligentes podrían sustituir a los humanos en campos peligrosos. También van a ayudar a optimizar el trabajo. Un radiólogo puede reducir su índice de error prácticamente a cero cuando hace un diagnóstico ayudado por un algoritmo inteligente. Hay que verlos también como una forma de solucionar problemas. Hay trabajos en los que interesa usarlos. Por ejemplo, en educación, para tener un acceso más amplio e individualizado o en transporte, para optimizar rutas y hacer más vivibles nuestras ciudades. Pero creo que a veces hablamos de trabajos como si fuesen una caja fija. Muchos de los empleos actuales se transformarán para incluir hombres y máquinas trabajando juntos, otros quizás desaparecerán. Pero al destruir algo, también creas otra cosa. Hay otros muchos puestos de trabajo que surgirán, y que ahora mismo quizás no podemos ni imaginar.

-Mientras, el debate en torno a que las máquinas paguen impuestos es cada vez más fuerte.

-La UE está legislando la General Protection Data Regulation, que se prevé entrará en vigor en mayo del 2018, sobre temas como el acceso y la propiedad de los datos, o el derecho a la explicación, que cambiarán el escenario actual en el que algunas compañías y entidades tienen acceso libre a los datos. También se necesitarán algoritmos que sean capaces de proporcionar explicaciones razonadas sobre sus conclusiones. Caminamos hacia una inteligencia artificial más regulada en su empleo, como por otra parte corresponde a una tecnología más madura. También hablamos del debate de la UE en torno a la renta básica universal y cómo sostenerla. También al pago de impuestos por parte de las compañías que empleen algoritmos y máquinas inteligentes. Puede entenderse como una buena manera de aliviar la transición desde la sociedad actual, más basada en el trabajo humano, a otra futura donde algunos de estos trabajos estarán automatizados, al menos parcialmente. Pero al igual que ocurrió en la Revolución Industrial, habrá trabajos que desaparecerán en el corto plazo. A largo plazo habrá nuevos empleos que necesitarán también de habilidades diferentes, probablemente.

-¿Qué hay que hacer mientras estamos cambiando?

-Hay que legislar, hacer una buena regulación que concrete cómo hacemos el cambio, cómo va a ser esa reestructuración imparable. Hay que invertir también en educación e investigación, para que el cambio sea viable, y lo menos traumático posible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Hay que legislar para ver cómo hacer esta transición imparable»