Usuarios del puerto de Vigo dan la voz de alarma por la pérdida de tráficos

Hacen coincidir su queja de que es caro y lento con el conflicto suscitado en la estiba

.

vigo / la voz

Siete organizaciones de usuarios del Puerto de Vigo escenificaron ayer su particular Fuenteovejuna para alertar sobre la pérdida de tráficos y empleos que están generando los problemas de competitividad de la terminal. Tres son las cuestiones que les preocupan y para las que reclaman una solución urgente: la lentitud y el «exceso de celo» del puesto de inspección fronteriza (PIF), la ausencia de una ventanilla única y los altos costes de la estiba.

Aunque las reclamaciones no son nuevas -en todos los casos se remontan a varios años-, han hecho coincidir la voz de alarma con el conflicto que está viviendo la estiba a propósito del decreto ley anunciado por el Gobierno para acabar con el monopolio de ese servicio y las sociedades que lo sustentan. «No entramos en problemas entre empresas [las estibadoras], pero lo que está claro es que el monopolio nos perjudica, porque incrementa los costes», afirmó el presidente de Conxemar, Jose Luis Freire, que denunció que los servicios que reciben del puerto «son lentos, caros y con problemas».

A juicio del presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi), Javier Touza, no se puede dilatar más la reversión de la situación. «Un monopolio, por definición, es ineficaz», dijo, por lo que el colectivo reclama que se cumpla la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, «garantizando la protección de los trabajadores». Citó que, mientras el ratio del coste de la estiba en relación al total de manipulación en España es del 53 %, la media en Europa no supera el 38 %.

En cuanto al funcionamiento del PIF, recordó que solo el año pasado se desviaron a Leixões más de 50.000 toneladas de pesca congelada para garantizar el suministro a los clientes, sobre todo en la campaña navideña. «La gravedad de la situación reside en que, cuando se pierden, luego ya son irrecuperables», afirmó.

Recuerdan las asociaciones de usuarios que el puerto de Vigo no es de tránsito sino de destino. «Aquí se da valor añadido a las mercancías».

José Luis Freire señaló que el PIF vigués tarda una media de 48 horas en despachar los contenedores, y que en este momento hay una veintena retenidos.

Votación
1 votos
Comentarios

Usuarios del puerto de Vigo dan la voz de alarma por la pérdida de tráficos