Polémica por la etiqueta del atún libre de objetos

La flota cuestiona la rigurosidad de MSC al certificar que el atún no se capturó con agregadores de peces


Redacción / La Voz

La parte de la flota atunera española asociada a Opagac (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores) ha levantado la voz para cuestionar las certificaciones FAD-free o libre de objetos que MSC (Marine Steward Council) está otorgando a buques atuneros que operan en el océano Pacífico al consideran que no se evalúan con criterios metodológicos robustos desde el punto de vista científico y, por tanto, pueden ser interpretados arbitrariamente, lo que no asegura su cumplimiento.

Opagac, que tiene entre sus asociados armadores con barcos que operan en aquellas aguas desde los años 90, explica que gran parte de las capturas de atún en el Pacífico se realizan utilizando dispositivos de agregación de peces (FAD, por sus siglas en inglés), y entre esa nómina están «buques que han obtenido la certificación FAD-free de MSC», asegura Julio Morón, director gerente de esta patronal atunera.

Distancia del banco al FAD

¿Como es posible? Según Morón, la certificación MSC se obtiene basándose en la distancia de los bancos de peces a los objetos y en la composición de las especies capturadas, dos criterios que no son coherentes ni válidos para evaluar y asegurar su aplicación de manera rigurosa y científica, pues «cualquiera puede mover una milla un FAD, simplemente para argumentar que el banco no estaba agregado en torno al objeto».

A juicio de Opagac, tampoco ofrece muchas garantías de credibilidad el hecho de que esa certificación pueda ser aplicada solo a una parte de las capturas que realiza un mismo barco. Ya no es cuestión de que se pueda demostrar empíricamente que ese porcentaje de pesca pueda presumir de ser captura FAD-free, es que se abren «serias dudas sobre la doble ética que implica reconocer que un mismo buque puede pescar o no de manera sostenible durante un mismo período de actividad», explican desde Opagac.

Otro enfoque

Esa contradicción no afronta los problemas asociados al mal uso de los FAD. Así es que Opagac defiende que cualquier certificación que quiera garantizar las buenas prácticas y la sostenibilidad de esta pesquería debería analizarlas en su conjunto, precisamente «como hace la organización española a través de su proyecto FIP» (Fishery Improvement Project), en el que la patronal va de la mano de la organización WWF.

Y ante la falta de base científica para definir una captura FAD-free, Opagac cree que debería aplicarse el Código de Conducta de la FAO para la Pesca Responsable, que, además, es cabecera de MSC.

Eroski solo usará en latas de su marca bonito del norte capturado con caña

Desde el 2010 que WWF y Eroski van de la mano en una iniciativa de pesca sostenible. El pacto entre ambos pasa por dar pasos para que el pescado y el marisco que ofrece la cadena de distribución provenga de fuentes sostenibles. De hecho, Eroski ha sido la primera en introducir la certificación MSC en el mostrador de fresco, asegura en un comunicado. Ahora, la empresa de alimentación da un paso más con su decisión de emplear exclusivamente bonito del norte pescado a caña para sus conservas de marca propia, ya sea en frasco como en lata, en la que se pondrá un sello distintivo con un anzuelo. El empleo de caña facilita la selección de ejemplares y permite descartar el pescado con altos ratios de supervivencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Polémica por la etiqueta del atún libre de objetos