La marea roja solo permite extraer mejillón de dos polígonos de Sada

Quintana destaca que el episodio tóxico llega en un momento de escasas ventas


redacción / la voz

La marea roja ha arreciado. Después de algo más de una semana estancada -entre el 6 y el 19 de abril no hubo cierre-, la pasada se fue extendiendo hasta afectar a 51 de los 53 polígonos de bateas de mejillón que hay en las rías gallegas. Eso significa que, hoy por hoy, el poco bivalvo que llega al mercado procede de los dos viveros de Sada, los únicos que todavía permanecen abiertos en toda Galicia.

De la incidencia de la toxina lipofílica no se han librado tampoco algunos bancos marisqueros. Es el caso de las rías de O Barqueiro y Corme y Laxe, en las que se prohibió la extracción anteayer, y las de O Burgo y la parte media de la ría de Vigo -Oia, Cangas y Vigo-, que se cerró ayer mismo.

El mejor momento

Desde Bruselas, la conselleira de Mar, Rosa Quintana, restó importancia a este episodio tóxico de primavera. Según dijo, esta «é a mellor época para que veña a marea vermella, se ten que vir». Y es que estos son los meses en los que «menos repercute nas vendas que se están a facer de mexillón», porque el bivalvo todavía no está en su momento óptimo para el mercado. Recordó que el pasado ejercicio ha sido «un bo ano de producción de mexillón» y que aunque es cierto que en estos momentos la toxina pega fuerte, «non é menos certo que xa temos o sistema de control suficiente para acreditar que ao consumidor non lle chegue producto con toxina».

Quintana espera que el episodio tóxico «remita o máis rápido posible» y que el mejillón «se vaia recuperando en cuanto a contido en carne para poder estar en pouco tempo outra vez no prato dos consumidores».

Aunque aclaró que ya hay zonas en las que el rendimiento en carne del mejillón ya es apto para agradar al mercado, Ricardo Herbón, presidente de Opmega, coincidió con la conselleira en eso de que «se ten que vir, que veña agora». La campaña para industria todavía no ha comenzado, el molusco aún está engordando y, además, han pedido la ampliación del período para hacer acopio de cría dado que los temporales han impedido abastecerse y no se han podido completar los trabajos de instalación.

Mar explica que realiza un control quincenal de toxinas emergentes

La Consellería do Mar no se ha inmutado ante la petición de los Países Bajos de generalizar a todos los Estados miembros el control de la presencia de tetrodotoxina en los bivalvos. Ni siquiera mostró inquietud por la sugerencia de un nivel -el de 20 microgramos por kilo de vianda- que en la práctica viene a suponer un cierre seguro en cuanto se detecte en los análisis, según los expertos consultados.

Ese estoicismo se debe a que ven demasiado lejos esa posibilidad. «A Unión Europea non tomou polo momento ningunha decisión en relación ao control da toxina denominada tetrodotoxina». Según explican desde el departamento de Rosa Quintana, «é unha negociación que está nunha fase moi incipiente. Calquera cambio que se produza ten que se avalado por un informe da Axencia Europea de Seguridade Alimentaria».

Galicia participa en los grupos de trabajo y «está ao tanto sobre o que se trata na UE en relación a ese tema», añadieron las mismas fuentes, que explicaron, además, que «a nosa comunidade conta cun sistema de control de toxinas emerxentes realizado polo Intecmar e baseado no bioensaio en rato en 11 localizacións e cunha frecuencia quincenal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La marea roja solo permite extraer mejillón de dos polígonos de Sada