La residencia municipal de Sarria pide a los contratados que firmen un documento desmintiendo a la Xunta

Uxía Carrera Fernández
Uxía Carrera SARRIA / LA VOZ

SARRIA

El documento que el Concello le ha mandado firmar a los trabajadores de la residencia de Sarria
El documento que el Concello le ha mandado firmar a los trabajadores de la residencia de Sarria

La dirección del centro redactó una carta oficial de siete puntos que niega la falta de material, de limpieza y de organización

02 feb 2021 . Actualizado a las 12:15 h.

El Concello de Sarria ha repartido una circular entre los trabajadores de la residencia de la tercera edad con siete puntos para intentar desmentir informaciones sobre el brote de coronavirus del centro. La circular está confeccionada en color y con el logotipo de la residencia del Concello de Sarria. A cada trabajadora contratada, por ahora no a las indefinidas, se le está pidiendo desde la dirección de la residencia que redacte un documento manuscrito con el siguiente texto [Pincha aquí para ver el documento íntegro ]: 

«Yo ...., con DNI .... declaro que estoy de acuerdo con los siete (7) puntos que conforman el manifiesto, de fecha 01.02.2021, ante el ataque gratuito a la residencia Nuestra Señora del Carmen de Sarria. En Sarria el 2 de febrero de 2021. Firma: ....»

  • Punto número 1 del documento del Concello: «En ningún momento hubo falta de medios, al revés, cuando no se utilizaban las mascarillas en ninguna residencia aquí se hacía». 

Sobre este aspecto, el director del CAPD de Sarria, Luis Pardo, que colabora desde Política Social, afirmó que al principio del brote la residencia no contaba con los medios suficientes para hacer frente al foco. Sino que fue en los últimos días cuando el material aportado por la Xunta pudo garantizar la seguridad de la plantilla. 

  • Punto número 2 del documento del Concello: «Al no haber tenido ningún caso de COVID hemos ido almacenando material para hacer frente a cualquier eventualidad como esta». 

Aún así, como recogió el pasado domingo 31 de enero La Voz de Galicia, Pardo declaró que no estaban preparados: "O material non era suficiente para o brote". Por otra parte hay que recordar que cuado la pandemia obligó a cancelar todas las fiestas del 2020, la corporación municipal de Sarria aprobó en acuerdos plenarios destinar el presupuesto de las fiestas de San Juan a comprar material de refuerzo para la residencia.

  • Punto número 3 del documento del Concello: «Tenemos suficientes recursos de protección, calzas, mascarillas, guantes de nitrilo, gafas, buzos, gorros... para las necesidades diarias en esta ocasión».

Además de la insuficiencia de medios confirmada por Luis Pardo al inicio del brote, una trabajadora explicó que tenían que reutilizar el mismo EPI durante cuatro días sin sulfatar con agua y lejía.

  • Punto número 4 del documento del Concello: «La residencia nunca estuvo fuera de control, tuvo trabajo (sic), esfuerzo y dedicación de los trabajadores, y la ayuda externa de Política Social, Sergas, Sanidad y Xunta».

El viernes a última hora de la tarde, la enfermera que había sido contratada como refuerzo por la propia residencia cesó de su puesto, como afirmó Luis Pardo. La sanitaria llamó al alcalde para que acudiese al centro ante la falta de medicamentos y la ausencia de alguien que controlase la situación. El turno de mañana y de tarde del médico está cubierto por desplazados del Sergas y el turno de mañana de enfermería también, como explicó Pardo. Política Social tuvo que ir aumentado el personal enviado: las auxiliares empezaron siendo 10 y ahora son 13. Además, el Sergas contrató a una empresa homologada para que desinfectase este martes el edificio. 

  • Punto número 5 del documento del Concello: «Es totalmente mentira que la enfermera y la auxiliar desplazada por el Sergas haya abandonado su puesto de trabajo (sic), viene todos los días, a hacer su trabajo a las plantas COVID, en coordinación con Sanidad, Sergas, Hado y el personal del centro».

Luis Pardo, director del CAPD de Sarria, reconoció que abandonó su puesto una enfermera contratada por el Concello de Sarria.

  • Punto número 6 del documento del Concello: «En ningún momento se ordenó que tenían que llevar a casa los uniformes y los epis. Siempre se dijo que todo se quedaba y se lavaba en el centro. Se desechaban los epis y se lavan los uniformes y la ropa, todo en el centro».

Varias trabajadoras afirmaron que los primeros días de brote tenían que lavar los EPI en casa y que además, eran insuficientes. 

  • Punto número 6 del documento del Concello: «Siempre se ha atendido las demandas y necesidades de los trabajadores, y siempre se ha hecho hincapié en el esfuerzo que están realizando y que cumplen a rajatabla las medidas de prevención».

Numerosas empleadas expresaron su malestar y confirmaron que carecían de métodos de desinfección para salvaguardar su propia salud en el puesto de trabajo. «Benjamín Escontrela está desaparecido, dirixímonos á supervisora, que está completamente desbordada», declaró una trabajadora.