Una herramienta que también busca dotar de más base territorial a las explotaciones

Las actuaciones se centran en las rozas y sementados, así como en la apertura de pistas y en la colocación de cierres


Redacción / La Voz

Además de promover un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, el plan de pastos busca ayudar a garantizar la rentabilidad de las explotaciones ganaderas gallegas, al facilitarles más base territorial y proporcionarles nuevas herramientas para generar oportunidades en el medio rural, explican en la consellería. En esta primera fase, se actuó en un total de 14 comunidades de montes de Galicia en una extensión de 560 hectáreas.

En la provincia de A Coruña, el plan de pastos permitió habilitar 30 hectáreas en terrenos de Baroña. En Lugo, en cambio, se crearon cerca de 75 hectáreas en Navia de Suarna, Samos, Sarria y Láncara. En Ourense se actuó en Beariz, Ramirás, Sarreaus, Cualedro, Montederramo y Paderne de Allariz, en una superficie total que supera las 180 hectáreas. Y en Pontevedra se vieron beneficiadas de este programa las comunidades de A Lama, Covelo y Cerdedo-Cotobade. Aquí llama especial atención el proyecto de la segunda de estas entidades, que ocupó más de 200 hectáreas.

Las actuaciones concretas en todas estas zonas se centran en la realización de rozas y sementados, así como en la apertura de pistas y en la colocación de cierres, pasos canadienses, mangas de manejo de ganado, comederos y bebederos. Ahora, Medio Rural está trabajando en la preparación de la segunda fase de este plan, que previsiblemente comenzará la próxima primavera y que beneficiará a otros 30 montes vecinales pertenecientes a 24 municipios gallegos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una herramienta que también busca dotar de más base territorial a las explotaciones