Diez joyas del patrimonio de Lugo que fueron reconocidas en 1931

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO

Foto anrigua del interior de Santa Eulalia de Bóveda
Foto anrigua del interior de Santa Eulalia de Bóveda KSADO

Se cumplen 90 años de la declaración de monumento artístico nacional de una decena de bienes de la provincia

07 jun 2021 . Actualizado a las 11:47 h.

El 3 de junio de 1931 fue un hito en la conservación del patrimonio en España. Ese día, el Gobierno provisional de la República declaraba como monumento histórico-artístico a casi 800 bienes patrimoniales, que se sumaba a la lista de casi 360 monumentos nacionales que se vinieron declarando desde la segunda mitad del siglo XIX. Aquel decreto de hace 90 años supuso la mayor actuación a favor de la conservación del patrimonio español nunca antes llevada a cabo, y serviría como base para futuras catalogaciones, además de un reconocimiento a la necesidad de preservar los bienes incluido en la lista.

Hasta aquella fecha, solo dos monumentos de la provincia tenía la máxima consideración patrimonial en España, la de monumento nacional. El primero fue la Catedral de Mondoñedo, el 23 de mayo de 1902, y el segundo fue la Muralla de Lugo, el 16 de abril de 1921, hace cien años. Aquel 3 de junio de hace 90 años se incluían en la lista la Catedral de Lugo, las Termas Romanas, el templo de Santa Eulalia de Bóveda, el antiguo convento de San Francisco (hoy iglesia de San Pedro y claustro en el Museo Provincial), Santa María de Meira, San Xoán o San Nicolás de Portomarín, San Salvador de Vilar de Donas en Palas de Rei, San Paio de Diomondi en O Saviñao, Santo Estevo de Ribas de Miño en O Saviñao y San Martiño de Mondoñedo, en Foz.

El decreto salió publicado el 4 de junio en la Gazeta de Madrid, y firmado por el presidente del Gobierno provisional de la República, Niceto Alcalá-Zamora, y el ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Marcelino Domingo Sanjuán.

Claustro de la Catedral de Lugo en 1896, en los preparativos del Congreso Eucarístico
Claustro de la Catedral de Lugo en 1896, en los preparativos del Congreso Eucarístico ARCHIVO PEPE ALVAEZ

El texto del acuerdo señalaba: «De conformidad con los informes emitidos por la Junta Superior de Excavaciones y el Comité ejecutivo de la Junta de Patronato para protección, conservación y acrecentamiento del Tesoro Artístico Nacional, y en virtud de lo dispuesto en el Decreto ley de 9 de agosto de 1926, el Gobierno provisional de la República, a propuesta del Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, decreta lo siguiente: Articulo 1.° Se declaran Monumentos histórico-artísticos pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional los siguientes...».

Noventa años después, cualquiera de los 12 bienes antes citados son referencia del patrimonio y del turismo de la provincia.

La imagen de la Porta da Estación data de 1875 ó 1876, justo antes de la primera ampliación que se llevó a cabo y con la que se derribaron los cubos laterales

Cien años del día que cambió la historia de la Muralla romana de Lugo

suso varela

El 16 de abril de 1921 supuso un antes y un después en la historia de la Muralla de Lugo. Ese día era formalmente declarada por el Gobierno como monumento nacional. Una figura jurídica que pretendía poner fin a los desmanes que el Ayuntamiento, con el alcalde Ángel López Pérez al frente, venía permitiendo en los últimos años en el muro romano y ante el temor de que se realizasen más daños irreparables.

Los acontecimientos previos a aquel 16 de abril precipitaron la declaración. El 24 de enero de ese año literalmente se voló con dinamita un cubo de la Muralla para abrir la que sería la última puerta, la del Hospital. Pero no era la única acción prevista en el monumento. El alcalde había consentido tirar otro cubo en la puerta de la Estación para construir un garaje. La denuncia de cinco vecinos de Lugo, que se presentó ante el consejo de ministros, fue crucial para que se acelerase todo el proceso para declarar monumento nacional a la Muralla, aunque no llegó a tiempo para impedir la citada voladura del 24 de enero en la actual puerta Bispo Odoario.

Seguir leyendo