Un plan para acabar con el aislamiento ferroviario de Lugo

Xosé Carlos Fernández

LUGO

Imagen de un trenhotel pasando por el viaducto de A Chanca, en Lugo
Imagen de un trenhotel pasando por el viaducto de A Chanca, en Lugo ALBERTO LÓPEZ

La línea férrea de A Coruña debe llegar a tener conexión con A Mariña

31 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las fuerzas vivas de la provincia, con su capital al frente, son las únicas que pueden romper el maleficio que atenaza a uno de los pilares del desarrollo económico de su territorio: la escasa, antigua y obsoleta red ferroviaria provincial, que le impide disponer de líneas y servicios capaces para hacer competir a sus empresas en pie de igualdad con las del resto de Galicia.

Las fuerzas vivas no son entes inmateriales ni etéreos. Hablamos de la Diputación, de los concellos que desean incrementar o mantener sus industrias, comercio y establecimientos agrarios. Hablamos de las clases empresariales, con la Confederación de Empresarios de Lugo al frente y de su Cámara de Comercio e Industria. Hablamos de los representantes de la ciudadanía en Santiago y en Madrid (diputados y senadores). Hablamos de su parte de Universidad, de los colegios profesionales y representaciones laborales. Y hablamos de los medios. Porque si se beneficia a Lugo, también ellos se beneficiarán.

Emprendedores

Hace ya más de 100 años, nuestros ancestros emprendedores ya veían el problema del aislamiento y las oportunidades, así que plantearon y lucharon con sus escasos medios, para que Lugo contase con un ferrocarril que conectase la capital con su rica e industriosa costa das Mariñas. Pero también para que la provincia tuviese un corredor que facilitase la comunicación con la costa atlántica, en la que, además de los grandes puertos de Galicia, se hallan las principales urbes y la capital autonómica. Pero Lugo parece haber perdido la ilusión, y traicionando aquellos anhelos y esfuerzos, se halla en una situación de renuncia y resignación propia de los perdedores.