Iago Lestegás: «Ás veces o barrio máis ecolóxico é o que non se constrúe»

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO

El arquitecto lucense Iago Lestegás
El arquitecto lucense Iago Lestegás SANDRA ALONSO

El arquitecto lucense valora el diseño del urbanismo de Lugo y los retos y cambios que se avecinan

22 mar 2021 . Actualizado a las 12:24 h.

El lucense Iago Lestegás abrió hace unos meses el debate sobre las calles y plazas deshumanizadas de Lugo. Hace unas semanas participó en un debate promovido por Adega en el que analizó el urbanismo de la ciudad y las últimas propuestas.

«Se nunha primeira fase da pandemia nos demos conta das eivas que había nas vivendas, na segunda fomos conscientes das que había nos espazos públicos», reflexiona Lestegás. Este lucense pone ejemplos de plazas como Horta do Seminario, San Marcos, Soto Freire, Augas Férreas, Camiño Primitivo (en Fontiñas) o Calella do Hospital (detrás de la Praza de Abastos) como «lugares que non son acolledores, que non invitan a pasear ou a estar máis de cinco minutos».

Lestegás tiene claro que «as árbores son as grandes esquecidas, cando ademais hai suficientes estudos que demostran que axudan a paliar problemas de saúde mental xa que xeran menos ansiedade».

Además, recuerda que uno de los efectos del cambio climático es que cada vez los veranos son más calurosos: «As árbores non molestan, contribúen a crear espazo máis agradable, igual que as zonas verdes. Os bos espazos urbanos teñen árbores, e a xente senta aínda que non haxa bancos, e non esas prazas cheas de bancos pero sen xente, como ocorre na Calella do Hospital».

Recuerda que peatonalizar no significa por si solo algo positivo, apuntando «que ás veces o barrio ou a intervención supostamente máis ecolóxica é a que non se constrúe». Lestegás es muy escéptico con respecto a la gran plaza que se quiere construir en el solar que ahora ocupa la estación de buses. A parte de que el no sería partidario del traslado de los buses a la intermodal con el tren, una vez que se derribe la estación «vai quedar un furado no que vai ser difícil facer unha praza de calidade polas dimensións e polas alturas dos edificios que a rodearía», en referencia a las torres del Seminario y al inmueble de Telefónica.

«A vista desde a Muralla amosaría unha praza sen límites precisos, con edificios ciscados, grandes e con pouco valor estético, e cun espazo central que non sabemos que tipo de actividades terán». Lestegás señala que las buenas plazas son las que tienen los límites bien definidos, con edificios con cierto valor arquitectónico, aunque sean de distintas épocas y estilos, con espacios y alturas que armonicen el entorno. «Unha praza funcional é aquela na que hai árbores, terrazas de hostalería, bancos para sentarse, zonas de paso peonil e ciclables, comercio de proximidade, edificios de catro alturas, co que hai ollos nas rúas e aumenta a seguridade e a xente se sinte mellor».

De las recientes propuestas para la ciudad, Lestegás las valora, pero aún así las ve insuficientes, especialmente la falta de árboles en las reformas de la Ronda da Muralla. Y vuelve a recordar lugares que si funcionan: la Praza da Milagrosa o la Praza do Ferrol.

Los lucenses se siguen preguntando el sentido a este espacio público situado en la parte trasera del cuartel de San Fernando

«Durante anos, en Lugo fixéronse prazas e rúas grises»

SUSO VARELA

En los próximos meses y años se van a desarrollar varias iniciativas que modificarán el diseño urbanístico de la ciudad. Si las apuestas del gobierno local por el Muramiñae en el entorno del río y en Garabolos con el Life+Lugo ya tienen claro el diseño de espacios verdes, otra cuestión será la aplicación de nuevas zonas peatonales en el centro, como la Ronda da Muralla o la gran plaza en la estación de buses.

El urbanista lucense Iago Lestegás abrió un debate en las redes sociales donde demostró cómo en las últimas dos décadas se fueron creando espacios públicos «moi duros», en referencia a que se potenció el cemento y la piedra, mientras que los árboles o pasaron a segundo plano o se llegaron a cortar, como ocurrió en San Marcos.

Seguir leyendo