Historia de una calle que primero fue huerta, luego acogió un teatro de variedades y más tarde un frontón inaugurado por pelotaris madrileños

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO

En Quiroga Balleseros hubo un teatro y un frontón en el siglo XIX
En Quiroga Balleseros hubo un teatro y un frontón en el siglo XIX ALBERTO LÓPEZ

Quiroga Ballesteros fue un punto cultural de referencia durante el siglo XIX

21 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La historia de la ciudad de Lugo es apasionante, y la de la calle Quiroga Ballesteros y su entorno no lo es menos. En su subsuelo todavía se pueden hallar muestras del paso de los romanos por el lugar. Con el devenir de los siglos, la zona se convirtió en un huerto del que se abastecían los conventos de Santo Domingo y San Francisco, y hay quien apunta, como el arqueólogo Francisco Hervés, que en el subsuelo todavía podrían encontrarse pequeños restos humanos de una necrópolis que hubo en el lugar.

Pero la historia más reciente de la calle también es digna de recuerdo, y arranca a mediados del siglo XIX. «O primeiro teatro de Lugo estivo no convento de Santa María Nova, no que hoxe é o edificio de Facenda, e púxoo en marcha a Milicia Nacional, uns corpos civís que prestaban servizos á cidadanía. Eles encargáronse de recadar fondos para montar o teatro», narra el historiador Adolfo de Abel Vilela.

Con las desamortizaciones de Mendizábal, San Francisco se quedó vacío y el Concello decidió levantar, en donde hoy se encuentra el mercado, un teatro que sucediese a ese primero impulsado por las Milicias. «Encargáronllo ao mestre de obras do Concello, José Sánchez, que viaxou ata Santiago para ver como era o de alí e coller ideas». El l 4 de octubre de 1845, la víspera de San Froilán, se inauguró ese teatro, que acabaría convirtiéndose también en el lugar donde se impartían las clases de música de la escuela y la banda.