El Concello de Lugo aborda hoy el futuro de los antiguos quioscos de Cogami

La empresa que los gestionaba, Rede Galega de Kioskos, entró en concurso de acreedores en el 2014 y los negocios llevan cinco años cerrados y ocupando la vía pública


lugo / la voz

Los quioscos de la Praza de Santa María y de la Praza de Santo Domingo forman parte del paisaje del casco histórico de Lugo. Tanto, que los viandantes ni se paran a pensar que los dos negocios llevan fuera de servicio desde principios del 2015, cuando, ya sin disponer siquiera de luz, tuvieron que echar el cierre. Y lo mismo pasó con un tercer puesto que funcionó entre el 2004 y finales del 2014 en la Praza da Milagrosa y que hoy está desterrado en el parque de Frigsa. Pero, tras cinco años en tierra de nadie, al fin el Concello tomará cartas en el asunto de los tres quioscos.

Para entender el presente, y sobre todo el futuro, de los tres puestos es necesario tener claros sus antecedentes. Los tres negocios de Lugo, al igual que muchos otros en Galicia, se pusieron en marcha en el 2004 de la mano de la Rede Galega de Kioskos, una firma impulsada por Cogami, la Cooperativa Galega de Minusválidos, como alternativa laboral para discapacitados de la ciudad.

En el caso de Lugo, surgieron de un convenio de colaboración entre el colectivo de minusválidos y la concejalía de Medio Ambiente, por entonces dirigida por Lino González. El Concello accedió a que se abriesen estos negocios en la vía pública a cambio del servicio público que prestaban, ya que todos los quioscos disponían de un aseo público.

Todo funcionaba bien hasta que en el año 2014 la Rede Galega de Kioskos quebró y entró en concurso de acreedores, cesando la actividad. En un primer momento el Concello de Lugo esperó que en la ciudad amurallada sucediese como en A Coruña, donde algunos dependientes habían constituido una sociedad para asumir ellos el negocio. Sin embargo, en la capital lucense esto no ocurrió, los años pasaron y los quioscos permanecieron sin actividad y abonar los impuestos por la ocupación de vía pública.

En un determinado momento, llegó a apuntarse que el Juzgado Mercantil número 1 de A Coruña había adjudicado los quioscos a dos particulares, pero esto no cristalizó y hoy la referencia que tiene el Concello de Lugo es Cogami, con quien esta misma mañana tiene programada una reunión.

Reunión con Cogami

Así se ha llegado hasta nuestros días, con los quioscos sin servicio y ocupando el espacio público. Al menos, hasta ahora. El Concello de Lugo ha decidido abordar al fin el asunto y hoy, a las 10 de la mañana, las concejalas Olga López Racamonde, titular de Benestar Social, y Paula Alvarellos, de Gobernanza, se reunirán con Cogami poniendo sobre la mesa dos cuestiones. La primera, que el Concello es el propietario del espacio público en el que están situados los quioscos, y la segunda, que las instalaciones en sí son propiedad de la extinta Rede Galega de Kioskos, que en su momento había impulsado Cogami.

La intención del Concello es dar una salida a esos puestos y lo primero es saber si Cogami tendría alguna pretensión de recuperarlos o si quieren deshacerse de las instalaciones. Luego, el camino que quedaría al Ayuntamiento es impulsar un concurso público para ver si alguien desea hacerse con ese espacio público, ya sea para dar continuidad a un negocio como el que en su momento ofrecían los quioscos, o bien para otra iniciativa que pueda encajar en esas plazas.

Esa concurrencia es como la que se da en las casetas del pulpo, donde el Concello de Lugo saca a concurso ese espacio para que lo ocupe un negocio. En este caso, por la ubicación, en plena Praza Maior y en pleno Santo Domingo, los negocios que encajarían apuntan a puestos similares a los quioscos.

En otras ciudades en las que también se optó por la readjudicación de los quioscos de la Rede Galega de Kioscos, los nuevos negocios venden, además de prensa, otros productos como golosinas, flores, artículos de regalos y también recuerdos.

En Santiago el Ayuntamiento asumió su titularidad hace un año para reabrirlos

El Concello de Lugo ha tardado cinco años en tomar cartas en el asunto de los quioscos de Cogami, algo que el de Santiago hizo -o al menos inició- hace un año. En diciembre del 2018 el Ayuntamiento envió al administrador concursal un requerimiento instándole a que se retirasen las casetas de la vía pública, una vez que el negocio había entrado en concurso de acreedores hacía años. Este requerimiento no fue atendido, y tras expirar el plazo concedido por el Concello, este pudo legalmente quedarse con las cuatro propiedades.

Inicialmente Cogami tenía previsto retirar los elementos, pero dio marcha atrás al asumir el Ayuntamiento la titularidad de los cuatro quioscos con la intención de abrir un nuevo proceso para volver a adjudicar su gestión. La intención del Ayuntamiento compostelano era que fuesen gestionados por asociaciones o colectivos arraigados en Santiago de cara a facilitar la inclusión de personas vulnerables, pero hasta la fecha nada más ha trascendido de la cuestión.

Nueve quioscos en la provincia

La Rede Galega de Kioscos fue creada por Cogami para dar empleo a personas con movilidad reducida en toda la geografía autonómica y durante más de una década dio trabajo a 86 personas. En la provincia de Lugo había tenido quioscos en la capital (3), en Viveiro (2), Sober, Burela, Vilalba y Ribadeo. Cuando la empresa entró en quiebra, en Lugo se habían impulsado campañas de recogida de firmas para evitar el cierre de los puestos, que incluso habían llegado a funcionar sin luz, pero finalmente habían cerrado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Concello de Lugo aborda hoy el futuro de los antiguos quioscos de Cogami