El personal de la Cámara pide dar otra oportunidad a la Diputación para que compre su edificio

El Juzgado Social Número Dos nombrará un interventor para controlar las cuentas


lugo / la voz

Los cambios en el gobierno de la Diputación, con la entrada como vicepresidente de Manuel Martínez, han dado pie a los trabajadores de la Cámara de Comercio para solicitar en el juzgado una nueva oportunidad para que el organismo provincial pueda comprar el edificio de Ramón Ferreiro. Lo plantearon en la reunión mantenida ayer en dependencias judiciales con representantes de la entidad, del Fogasa y de la Xunta.

La actual directiva de la Cámara, que preside Xabier Díaz, accedió a esta propuesta con la condición de que el tiempo que tarde en aclararse la situación no se devenguen intereses de los 3,5 millones de euros que la corporación de derecho público debe abonar a su antiguo personal.

 Controladas por un funcionario

En la reunión acordaron también que el Juzgado Social Número Dos nombre un interventor para que fiscalice las cuentas de la Cámara para que el excedente de los ingresos pueda destinarse a abonar la deuda con el personal. Los trabajadores dejaron muy claro que quieren que todos los gastos estén controlados y que no haya ninguno superfluo, como en etapas anteriores. El control lo ejercerá un funcionario de la Xunta o del Fogasa, que se designará en un acto judicial. En esta misma comparecencia también determinarán la periodicidad con la que la ejecutiva de la entidad tendrá que rendir cuentas ante él.

La Cámara de Comercio, según avanzó su presidente, Xabier Díaz, tiene asignados para este año 750.000 euros para programas de internacionalización por parte del ICEX. Con este dinero pretenden poner en marcha acciones de comercio exterior para que se beneficien las empresas de la provincia.

Díaz no descartó que fuera necesario contratar algún personal. «Hay que estudiarlo -dijo- pero será con contratos contenidos y salarios que no tendrán nada que ver con los que había antes».

El presidente de la Cámara de Comercio también informó que se había desbloqueado la situación con el Fogasa. Hasta ahora el personal no habían podido cobrar por la complejidad jurídica que suponía pertenecer a una corporación de derecho público.

Díaz se mostró satisfecho por el giro dado ayer, que permitirá a la entidad empezar a trabajar para cumplir con sus cometidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El personal de la Cámara pide dar otra oportunidad a la Diputación para que compre su edificio