«Imos ter que pedir na Catedral»

Dolores Cela Castro
dolores cela LUGO / LA VOZ

LUGO

OSCAR CELA

Los afectados frecuentan el Banco de Alimentos y viven bajo la amenaza de desahucios

28 abr 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

«Non nos vai a quedar máis remedio que ir a pedir a catedral», asegura uno de los vigilantes jurados de Sequor no subrogados por Prosetecnisa, que cubren sus turnos de trabajo en una caravana estacionada ante la Xunta. Los 17 afectados -16 familias porque entre ellos hay un matrimonio- llevan cinco meses sin cobrar sus salarios. A partir del miércoles serán seis. Son todos ellos trabajadores con antigüedad consolidada, que empezaron muchos de ellos su vida profesional con el copropietario de Cetssa, el conocido empresario lucense Alfredo Mosteirín, fallecido hace unos años.

Los vigilantes viven situaciones límites, que les cuesta relatar. La mayor parte de ellos confiesan que son asiduos visitantes del Banco de Alimentos, de Cruz Roja y de Cáritas. «¿De que ibamos a comer senón con tanto tempo sen cobrar?, señaló uno de los guardias. En general agotaron los ahorros, viven en algunos casos con el agobio del desahucio y tuvieron que malvender algunas propiedades.

Los guardas jurados están en estos momentos en tierra de nadie. Sequor les entregó la documentación para que la nueva empresa, Prosetecnisa, los subrogara y como no lo hizo, tuvieron que demandarla. Mientras no se resuelva la situación, que según todos los indicios acabará en un juicio, los afectados no pueden solicitar las prestaciones por desempleo. A los casi seis meses sin cobrar se pueden sumar, como mínimo, otros cuatro, lo que ha llevado a los vigilantes a una situación de desesperación.