«Yo no era muy de vino»

La ganadora del concurso del Mes do Amandi es de Monforte y trabaja en hostelería


monforte / la voz

La monfortina Sara Ruiz López es la estudiante de la escuela de hostelería de Rosende que más sabe de vino. Por lo menos es la que mejor lo hizo en el concurso que ayer tenía preparado el Ayuntamiento de Sober para elegir el mejor sumiller, dentro de las actividades del Mes do Amandi, la programación promocional previa a la celebración de la feria del vino, que este año será los días 13 y 14. A sus 21 años, Sara Ruiz lleva dos trabajando en hostelería y está terminando el ciclo de servicios de restaurante y bar en la escuela de Rosende. Antes de empezar a estudiar no sabía casi nada sobre vino. Ahora sabe mucho. Y quiere aprender mucho más.

-¿Sorprendida por su victoria?

-Me sorprendió bastante, sí. Estaban mis otros compañeros también y son muy buenos, había mucho nivel.

-¿Durante las pruebas no iban viendo quién iba quedando mejor?

-No. Nos enteramos al final. Las pruebas incluían un examen teórico sobre las denominaciones de origen gallegas, dos catas de vino, uno blanco y uno tinto, y una decantación con vela.

-¿Eso qué es?

-Cuando un vino tiene añadas, para prevenir que los sedimentos lleguen a las copas hay que pasarlo antes por un decantador. Mientras va bajando controlas los sedimentos con la ayuda de la luz de una vela.

-¿Como es que sabe tanto sobre vino?

-Yo cuando empecé no sabía nada de vino. Bueno, sabía lo básico.

-¿Pero lo básico de alguien que ya sabe algo o lo básico de un monfortino corriente de 19 años?

-Muy básico, lo básico de un monfortino de 19 años. Y además hasta que empecé a estudiar en Rosende yo no era muy de vino. Todo lo que sé ahora es por David Cidre, el tutor de mi grupo.

-¿Y le gusta, ahora que ya sabe?

-Me gusta mucho el vino. Creo que hay que dedicarle mucho tiempo. Es un mundo impresionante que cada vez evoluciona más y se vuelve más importante.

-¿Tiene experiencia profesional en hostelería?

-Trabajo en hostelería desde los 19 años. Experiencia en este oficio tengo, pero desde que llegó David a mi vida mi vida estaba un poco escasa de vino [se ríe].

-¿Le gustaría especializarse en vino?

-Sí. Lo estoy pensando.

-Ya trabajaba, pero decidió adquirir formación en Rosende.

-Yo con 19 años no sabía qué hacer de mi vida. Empecé a trabajar en hostelería y me gustó mucho. Es sacrificado, pero también agradecido. Decidí formarme porque creo que es importante que un hostelera sepa lo básico.

-¿Es la hostelería una buena salida laboral?

-Sin duda alguna. Es donde más trabajo puede haber actualmente. El vino a día de hoy está lo más alto y me imagino que irá cada vez a más. Y además se empieza a reconocer un poco nuestro trabajo, no solo el de la cocina, que también es muy importante.

-¿Qué es lo mejor y lo peor de ese trabajo?

-Lo mejor de todo es sentir que tienes a un cliente delante que se siente agradecido con tu servicio. Y lo peor las horas. Son muchas, es mucho trabajo.

-Los hosteleros suelen quejarse de que no hay gente que quiera trabajar como camarero. ¿Será que pagan poco?

-Depende de dónde vayas. Es cierto que muchas veces podría estar mejor pagado, aquí y en cualquier lugar del mundo, pero si das con alguien que te compense tus horas y tu esfuerzo no vas a tener nunca problema con el salario.

-¿Imagina su futuro profesional en la Ribeira Sacra?

-Yo me imagino volviendo. Me imagino yéndome fuera a formarme y después volviendo. Sobre todo si me dedico al vino, esta es una zona perfecta para eso, para mí la mejor. Después de Rosende me gustaría hacer un ciclo superior, ver sitios, aprender idiomas... vamos, lo que no hice en su momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Yo no era muy de vino»