Ribeira Sacra, mil años de historia y un solo dueño a efectos legales

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Botellas de vino con el sello identificativo de la denominación de origen Ribeira Sacra
Botellas de vino con el sello identificativo de la denominación de origen Ribeira Sacra ALBERTO LOPEZ

El consejo regulador se reivindica como único propietario de un término que no se conocía antes del auge de los vinos

09 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

No es lo mismo que un vino se elabore dentro del ámbito geográfico de la Ribeira Sacra a que lleve el sello de esa denominación de origen. A raíz del último reportaje sobre la zona incluido en el boletín digital de The Wine Advotace - influyente publicación internacional que se asocia a su fundador, el crítico estadounidense Robert Parker-, el consejo regulador de Ribeira Sacra ha decidido posicionarse para evitar en lo sucesivo posibles confusiones. Las reglas del juego están claras: solo este organismo avala el origen de los vinos con esa marca, de la que además es único propietario legal.

Tras la publicación del reportaje, el consejo regulador amagó con la adopción de medidas al entender que se metían en el saco de Ribeira Sacra «marcas no asociadas ni amparadas por la denominación de origen». Los medios informativos, advertía entonces, deben evitar incurrir el mismo error al hacerse eco de esos reportajes. De lo contrario, estarían dando pie a una «apropiación indebida del nombre vinos de Ribeira Sacra».

En un tono más didáctico, difunde ahora a través de su página web las razones que le llevaron a adoptar ese posicionamiento. La denominación de origen, explica, «se constituye en 1996, abarcando zonas de la provincia de Ourense y Lugo, y dándole el nombre de Ribeira Sacra a un territorio que antes del vino no tenía este nombre».

«Nadie conocía el territorio como Ribeira Sacra. Existe el antecedente del siglo XII de Ryboira Sacrata refiriéndose a esta zona, pero sin concretar una delimitación territorial; la traducción de esos términos tampoco sería Ribeira Sacra», detalla la web de la denominación.

Según algunos especialistas, la expresión original Rivoira Sacrata -forma correcta que figura en el acta de fundación del monasterio de Montederramo- aludiría en realidad a un robledal sagrado. Su traducción como «ribera» se habría debido a un error en la transcripción del texto en el siglo XVII. Las guías más recientes sobre la denominación de orige se hacen eco de esta circusntancia en el epígtafe dedicado a la historia de la zona.

El consorcio tiene permiso

El territorio que aspira actualmente a ser patrimonio de la humanidad no se puede disociar, en todo caso, de los vinos amparados por esta denominación. «Ribeira Sacra tiene su nombre a través de la D.O. , que tiene la marca registrada y la hace exclusiva para el vino elaborado a su amparo». Si lo emplean otras entidades, como el consorcio turístico, es porque «solicitaron la autorización y le fue concedida».

El territorio es conocido a todos los efectos como Ribeira Sacra, pero a la hora de referirse al vino «la exclusividad legal de la marca Ribeira Sacra la tiene la D.O. y por lo tanto, solo se puede utilizar en los vinos amparados por ella».

Ribeira Sacra es un término de fuertes connotaciones históricas, pero su uso se generalizó en tiempos muy recientes. Un repaso a la hemeroteca aporta datos significativos. En las páginas de La Voz de Galicia, este término aparece reflejado por vez primera en junio de 1970 en un artículo publicado en la sección Bloc de Notas: «Preto dos Peares, -onde se xuntan Miño, Sil e Búbal-, atópase a famosa «riboira sacra», na que quedan fermosos mosteiros e eirexas da pedra».