Patrocinado por

La élite de Ribeira Sacra coquetea otra vez con los cien puntos Parker

Luis Díaz
luis díaz MONFORTE / LA VOZ

AGRICULTURA

Pedro Rodríguez y el enólogo de Guímaro, Luis Buitrón, en la viña de Pombeiras
Pedro Rodríguez y el enólogo de Guímaro, Luis Buitrón, en la viña de Pombeiras ROI FERNANDEZ

Cinco vinos, cuatro de Adega Guimaro, son calificados como excepcionales en la cata más reciente de Luis Gutiérrez

18 may 2020 . Actualizado a las 13:59 h.

Pocas zonas distan tanto del concepto de «vinos Parker». Ribeira Sacra no es el mejor terreno vitícola para cultivar la opulencia sensorial con la que tantas bodegas buscaron seducir al influyente crítico estadounidense. Pero la autoproclamada viticultura heroica está en deuda con The Wine Advocate, una publicación que aunque ya no pertenece a Robert Parker sigue asociada al nombre de su fundador. Jay Miller, entonces responsable de catas de vinos españoles en este boletín, situó a Ribeira Sacra en la órbita internacional en el 2008 al conceder 98 puntos sobre cien a un tinto elaborado en Adega Guímaro. Doce años después, ahora con Luis Gutiérrez de catador, dos marcas procedentes de esa bodega coquetean de nuevo con lo que sería el vino ideal.

Miller dio en su momento 98 puntos a la añada del 2005 de El Pecado, fruto de la colaboración del prestigioso enólogo leonés Raúl Pérez con Adega Guímaro. El tándem aún se mantiene. La Penitencia y Pombeiras, a los que Luis Gutiérrez concede 98 puntos tras catar la cosecha del 2018, son en realidad el mismo vino. Una parte la comercializa Pedro Rodríguez con la etiqueta de Pombeiras y el sello de Ribeira Sacra. El resto sale al mercado sin denominación de origen y con el marchamo de Raúl Pérez Bodegas y Viñedos. La uva en ambos casos es de la viña de Pombeiras, en la ribera de Doade.

Otro tanto sucede con Capeliños (Guímaro) y El Pecado (Raúl Pérez). Las añadas del 2018 de estos vinos elaborados en Adega Guímaro -de la viña de Capeliños, también en Doade- obtienen 97 puntos en el repaso más reciente a Ribeira Sacra que firma Luis Gutiérrez . «Después de estos dos meses, una alegría así no está mal», dice el bodeguero, Pedro Rodríguez. Atiende la llamada horas después de la publicación del reportaje, eufórico por un espaldarazo que hace más llevadero el difícil momento que atraviesa el sector. «Estas puntuaciones tienen mucha repercusión. Llegan después de muchos años en los que siempre pudimos estar ahí arriba».