Precaución: osos pardos en período de letargo invernal

Francisco Albo
FRANCISCO ALBO QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

Marcas dejadas en la pared de una cueva de la sierra de O Courel por las garras de un oso pardo, en una imagen publicada en la guía que elaboró el Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña
Marcas dejadas en la pared de una cueva de la sierra de O Courel por las garras de un oso pardo, en una imagen publicada en la guía que elaboró el Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña MARCOS VAQUEIRO

Una guía del Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña previene sobre posibles encuentros con estos animales en O Courel

30 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La presencia de osos pardos hibernantes en la sierra de O Courel -documentada por primera vez el año pasado- hace aconsejable tomar precauciones para evitar posibles encuentros problemáticos con estos animales durante el período invernal. Así lo considera el Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña, que ha elaborado una guía sobre los refugios de osos que se dirige a los espeleólogos, cazadores, senderistas y otras personas que pueden visitar los lugares donde los plantígrados suelen pasar el invierno.

La guía fue preparada por la paleontóloga Ana García Vázquez -que ha estudiado la presencia de los osos en la sierra de O Courel en tiempos prehistóricos- y se basa datos recogidos por diversos expertos en los territorios de la cordillera Cantábrica que cuentan con poblaciones estables de esta especie protegida. La publicación advierte por una parte que «los osos en período de hibernación están en semialerta y podrían atacar si se ven en peligro». Asimismo, indica que las molestias causadas a los osos hibernantes en esta época del año -que es también el período de cría- pueden provocar el abandono de la osera y la pérdida de las camadas.

Los refugios más habituales de los osos durante la hibernación -señala por otro lado el manual- son las cuevas de dimensiones reducidas. Cerca del 80% de las oseras invernales registradas en el área cantábrica se encuentran en espacios de este tipo, que tienen una longitud media de 4,25 metros. En esta clase de refugios, la distancia media entre la entrada de la cavidad y el nido donde los osos pasan adormecidos la etapa de letargo invernal es de 1,72 metros.