Los osos pardos ya hibernan en la sierra de O Courel

Las observaciones realizadas durante este año indican que la presencia de estos animales se afianza en la montaña lucense

Oso joven en los Ancares leoneses, una zona desde la que los animales acceden a las sierras lucenses
Oso joven en los Ancares leoneses, una zona desde la que los animales acceden a las sierras lucenses

quiroga / la voz

La sierra de O Courel se ha convertido en un territorio de hibernación para el oso pardo, según las observaciones que fueron realizadas este año sobre las poblaciones de esta especie en el conjunto del área cantábrica. La Fundación Oso Pardo (FOP) constató la presencia dos machos que permanecieron en este territorio durante el pasado invierno -aunque el hecho no se dio a conocer hasta ahora- y señala que esta circunstancia corrobora que el proceso de recolonización de la montaña lucense por esta especie sigue avanzando de forma satisfactoria.

Guillermo Palomero, presidente de la FOP, señala por otro lado que lo más probable es que estos osos hayan estado refugiados en cuevas de la sierra mientras hibernaban, aunque por ahora no se sabe cuáles pueden ser esas cavidades. «No vimos las oseras, pero detectamos la presencia de los animales, por excrementos y rastros de pelos, tanto en el momento inmediatamente anterior al inicio de la época de hibernación como en el momento inmediatamente posterior -explica-, por lo que no tenemos duda de que permanecieron en este territorio todo el invierno».

Palomero dice por otra parte que no se puede predecir lo que sucederá durante el invierno que está a punto de comenzar, pero confía en que en este período vuelva a registrarse la presencia de osos hibernantes. La duración de este período de letargo puede variar dependiendo de varios factores -como la disponibilidad de alimento-, pero en los ejemplares adultos suele durar entre uno y dos meses. En el territorio cantábrico, por otra parte, se ha podido comprobar que algunos osos pueden pasar todo el invierno sin hibernar.

Nuevas exploraciones

Los expertos de la FOP esperan por otro lado que el año próximo se sigan produciendo en la montaña lucense incursiones de osos jóvenes procedentes de Asturias o León. Según el censo realizado durante este año por los responsables medioambientales de las comunidades autonómas y la referida fundación -cuyo resultado fue dado a conocer en fechas recientes-, en el conjunto del área cantábrica occidental hay actualmente 31 osas que crían un total de cincuenta oseznos. Esta cifra, según apunta Palomero, indica que la población se ha mantenido estable durante los ultimos años. «En las áreas de cría más próximas a Galicia, que están en el Alto Sil y el Alto Narcea, hay ahora un número importante de oseznos, y cuando los animales nacidos en estos núcleos reproductores hayan crecido lo suficiente, los machos jóvenes harán recorridos de exploración en las áreas vecinas, entre los que está la montaña de Lugo», señala. En los últimos tiempos, dice asimismo el presidente de la FOP, también se han observado en la provincia de Zamora y en el norte de Portugal incursiones de osos jóvenes procedentes de las referidas áreas de cría.

El invierno no es solo el período de hibernación para los osos, sino también la época de cría. Los oseznos nacen habitualmente en enero y empiezan a salir de sus refugios entre abril y mayo.

El 2020, último año del plan Life para la conservación de la especie

El 2020 será el último en el que se ejcute el plan Life para la conservación del oso pardo en la sierra de O Courel que se lleva a cabo desde el 2017 por iniciativa de la Fundación Oso Pardo, la Asociación Galega de Custodia do Territorio y la Consellería de Medio Ambiente. Durante los próximos meses se seguirán llevando a cabo las diferentes acciones incluidas en este proyecto, que comprende la protección de los colmenares con pastores eléctricos, la realización de actividades divulgativas entre la población local y la creación de bosques de especies comestibles para los osos.

Una parte de estas acciones, según indica Palomero, se encargan a empresas locales, como la preparación de los terrenos para plantar árboles. Para realizar las plantaciones se contrará a nueve personas desempleadas que residen en los municipios en los que ejecuta el programa.

 

Plantaciones para ofrecer alimento

A mediados de este mes está previsto preparar en la sierra de O Courel los terrenos donde se plantarán diversos árboles y arbustos con el fin de ofrecer una fuente de alimento al oso pardo. Entre las especies que se plantarán figuran el cerezo silvestre, el serbal de los cazadores -en la imagen de la derecha- y el arraclán o sanguiño. El 80% de las plantaciones se harán durante la primavera y el resto se llevará a cabo en los meses de otoño del año próximo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Los osos pardos ya hibernan en la sierra de O Courel