La tirolina del Sil queda aparcada hasta que se pronuncie la Unesco

Monforte y Castro Caldelas priorizan la candidatura a patrimonio de la humanidad


Monforte

El proyecto de la tirolina sobre el cañón del Sil regresa al cajón del que había salido el pasado 11 de septiembre. Castro Caldelas fue escenario ese día de una reunión en la que se dio a conocer un primer borrador a los presidentes de las diputaciones de Ourense y Lugo. Cuatro meses después, disponía de los 600.000 euros necesarios para su puesta en práctica. Pero la solicitud de autorización ni siquiera va a tramitarse. Tras la declaración de la Ribeira Sacra como Bien de Interés Cultural (BIC), la Consellería de Cultura sugiere que lo mejor es olvidar la idea. Así será al menos mientras la Unesco no se pronuncie sobre la candidatura para que este territorio sea patrimonio de la humanidad.

El proyecto preveía la instalación de una tirolina sobre el cañón del Sil, entre los miradores del Duque (Monforte) y Matacás (Castro Caldelas). Tanto los alcaldes como los presidentes de ambas diputaciones, de las que salían los fondos para financiar las obras, recibieron en las últimas semanas mensajes de la consellería sobre la conveniencia de dar marcha atrás. De lo contrario, considera que su impacto ambiental pondría en peligro la candidatura a patrimonio de la humanidad.

 

La existencia de presiones por parte de la consellería trascendió esta semana. Las diputaciones no se pronunciaron al respecto. Tampoco la alcaldesa de Castro Caldelas, que se remite a una próxima reunión en la que se adoptará una posición conjunta. Pero el regidor monfortino, José Tomé, acabó ayer con cualquier tipo de especulación. «Agora toca esperar. Non queremos que a tirolina do Sil sexa un freo para a candidatura [a patrimonio de la humanidad]. Ata que se resolva, non se vai tocar o proxecto», declaró Tomé.

El alcalde de Monforte se queda con el lado positivo de la catalogación de BIC que recae sobre el paisaje cultural de la Ribeira Sacra. «É un paso importante e necesario para a declaración de patrimonio da humanidade, coa que poderíamos ter un nivel moito maior de promoción turística», señala. Pero Tomé matiza que la protección de este territorio «non pode ser sinónimo de parálise».

El turismo «de salón»

La paralización del proyecto de la tirolina sobre el cañón del Sil preocupa a algunos representantes del sector turístico, que temen que sea solo un aperitivo de los problemas que puedan surgir a partir de ahora. «El turismo de salón no existe, la gente viene aquí porque puede hacer determinadas cosas. ¿Sería esto igual sin el catamarán?», se pregunta un empresario de Doade.

El presidente del consejo regulador de la denominación de origen, José Manuel Rodríguez, valora positivamente que las reivindicaciones del sector vitícola fuesen atendidas en la declaración de paisaje cultural. Advierte, no obstante, sobre la necesidad de no caer en un concepto erróneo de protección. «Protexer non pode entenderse como non tocar nada, sería un concepto equivocado. Na Cinque Terre [región vitícola del norte de Italia] hai cables para retirar as uvas que atravesan todo o val, e ten a declaración de patrimonio da humanidade», destaca.

Ocho colectivos conservacionistas respaldan la negativa a autorizar el proyecto

Ocho entidades conservacionistas gallegas acaban de dirigirse a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural para que no autorice el proyecto de construcción de la tirolina sobre el cañón del Sil. En un escrito dirigido a este departamento de la Consellería de Medio Ambiente, alertan sobre los valores ornitológicos de la zona en la que está previsto llevar a cabo el proyecto.

«Solicitamos que se avalíe o impacto dunha actuación deste tipo e se informe en consonancia ás deputacións de Ourense e Lugo do inadecuado de dito proxecto na zona onde se pretende levar a cabo», señalan. Entre los firmantes del escrito están la Sociedade Galega de Ornitoloxía, la Sociedade Galega de Historia Natural, Amigos da Terra y la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega).

La zona afectada por este proyecto, detallan en el escrito estas asociaciones, «constitúe unha área prioritaria de reprodución, de alimentación, de dispersión e de concentración local dunha serie de especies de aves incluídas no Catálogo Galego de Especies Amezadas».

Refugio del águila real

Entre estas aves está el águila real, especie de la que destacan que la Dirección Xeral de Patrimonio Natural «é posuidora de datos sobre a súa presenza tanto polos estudios encargados para o seguimento da especie a nivel galego nos últimos anos, como especificamente para os canóns do Sil no estudio de seguimento de aves rapaces realizado recentemente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La tirolina del Sil queda aparcada hasta que se pronuncie la Unesco