«A arbitraxe é máis difícil que a política»

El alcalde de Sober dio el salto al arbitraje en los 70 de la mano del colegiado soberino Agustín Rodríguez


monforte / la voz

El alcalde de Sober, Luis Fernández Guitián, dedicó una parte de su juventud al arbitraje. Con tan solo 14 años y de la mano del colegiado soberino Agustín Rodríguez decidió dar el salto a los terrenos de juego para impartir justicia. Comenzó en calidad de asistente, pero en apenas cuatro temporadas se plantó en la Primera Autonómica. Su mentor lo llevaba como asistente a los partidos de Tercera División. Pasó por Santa Isabel, O Couto, Cambados y Cantarrana, entre otros.

Guitián recuerda sus inicios. «Todo xurdiu aquí en Sober, na barbería, un lugar no que todos os luns se falaba de fútbol. Agustín contaba as súas historias, e engancheime. Segundo me incorporei, xa fun de linier con el aos campionatos de verán», señala el regidor soberino.

Estuvo en activo casi una década, pero lo dejó después de hacer el servicio militar. «Deixeino porque durante eses meses perdera o contacto coa arbitraxe. Iso si, estiven cinco temporadas máis pero como informador», añade.

Expulsión de Fabri

Su carrera vino marcada por numerosas anécdotas. «Estaba arbitrando un partido do Santa Comba e recordo que expulsei a Fabri, que logo adestrou en Primeira División. Recordo que se incomodou e agarroume polos colares. Despois caeulle unha importante sanción», comenta Guitián.

En uno de sus primeros partidos como asistente pasó ciertos apuros. «Foi no choque Antas-Monterroso, no que Agustín pitou un penalti en contra do equipo local. Iso provocou que os afeccionados se botaran contra nós. Entón berrou, o que fixo que se achegase a Garda Civil, e entramos no vestiario. Alí díxonos que ningún afeccionado o agredira, pero actuou deste xeito por veteranía», dice.

Guitián recuerda que el mayor susto se lo llevó en el municipal de O Sangoñedo. «Nun Chantada-Portomarín pegáronlle un golpe a un policía municipal e botárono polas escaleiras do vestiario. Levamos apuro», comenta.

Todas los elogios se los lleva su mentor, Agustín Rodríguez, que acompañó a García de Loza como asistente en varios partidos en Primera División. «Agustín era moi imparcial. En Monforte queixábanse de que era anticaseiro, porque dicían que cando os equipos da comarca xogaban na Mariña os árbitros beneficiaban aos locais e aquí iso non sucedía», asegura.

Guitián jugó al fútbol en el colegio y en las pachangas en lo que actualmente es la plaza del Concello de Sober. Pero le gustaba y eso provocó que fuera árbitro. Practicó el campo a través.

A la pregunta de si resulta más difícil ser político que árbitro, el alcalde lo tiene claro: «A arbitraxe é máis difícil, porque tes que decidir ti só en décimas de segundo, mentras que na política as decisións pódense consensuar e con máis tempo».

El regidor soberino es un culé declarado. Califica a Leo Messi como «o mellor da historia» y recuerda la gran afición que existió siempre por el Lemos. «A todos gustábanos que houbese futbolistas de Sober no Lemos. Sigo pensando que este club ten que ser o referente na comarca en Terceira División. Logo, Sarriana e Chantada en Preferente, e o resto nas outras categorías», indica.

Sobre el VAR, dice: «Sácalle a salsa ao fútbol, pero a longo prazo será beneficioso».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«A arbitraxe é máis difícil que a política»