«Quero vender eu o que produzo, non regalarllo á industria»

Carlos Cortés
CARLOS CORTÉS MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

roi fernández

Un ganadero de Mañente crea una marca para poner él mismo en el mercado leche, yogures y queso

02 jun 2016 . Actualizado a las 21:51 h.

Xosé García Freire fue el primer ganadero del sur de Lugo en comprar una sala portátil de ordeño y ahora va a ser pionero también en la venta de leche y derivados con una marca propia. Tres años después, el sistema de ordeño le permite ganar el tiempo que antes gastaba en traer y llevar sus vacas al establo para ordeñarlas y espera que su plan de venta directa le permita librarse de la tiranía de un mercado de la leche con los precios por los suelos. «Quero vender eu o que produzo -afirma-, non regalarllo á industria».

En realidad, este ingeniero agrónomo de 31 años ya tenía en mente la idea de vender con su propia marca cuando hace cerca de diez años empezó a trabajar con su padre en la granja de la familia en Mañente (Pantón). Con su padre jubilado desde hace unos años y la crisis del mercado de leche pegando fuerte, ha llegado el momento. «Sempre tiven a idea de facer venta directa, así que non o poño en marcha agora porque os prezos estean baixos -explica-, o que fixo a crise foi que o acelerase todo un pouco».

La granja de Xosé García en Mañente tiene hoy 58 cabezas de ganado, entre vacas adultas y jóvenes. Son veinte más que hace tres años y hoy también dispone de algo más de superficie de pasto que entonces, aunque a él no le obsesiona crecer. Produce en extensivo y nunca fue partidario de invertir demasiado dinero en instalaciones. «O que pretendo é ter custes de produción baixos e gastar moi pouco en instalacións, para poder investir en transformación para obter valor engadido».

Los medios técnicos necesarios ya los tiene en la granja y él espera poder empezar a vender el mes que viene. Tendrán yogures, queso, y leche entera y semidesnatada. Ya tiene registrada su marca, que será Casa da Fonte, el nombre tradicional con el que era conocida en Mañente la casa de su familia.

La leche, los yogures y el queso de Casa da Fonte se podrá comprar directamente en la granja y en algunos establecimientos de alimentación, todos pequeños y ninguno perteneciente a las principales cadenas de alimentación. ¿Pero es porque no quiere o porque ninguna cadena se lo ha pedido? Xosé García asegura que por lo primero: «Se me metese niso, as marxes irían para a distribución e estaría na mesma que agora coa industria». Él prefiere negociar directamente el precio con los propietarios de las tiendas. Sus productos saldrán con el sello de la agricultura ecológica, pero no inmediatamente porque hasta enero no termina el periodo de certificación que tiene que pasar para lograrlo.

La granja de Xosé García le da empleo en estos momentos a él mismo y a otro trabajador. Por el momento, no va a vender directamente con su marca toda la leche que produce, sino solamente una parte. La otra seguirá vendiéndosela a la industria, como hasta ahora, aunque su objetivo es dejar de hacerlo y ponerle la marca Casa da Fonte al 100% de lo que produzca. Pero eso será en el futuro, cuando supere todos los problemas inherentes a cualquier nueva actividad. Los obstáculos con los que ya contaba y también los inesperados. Como el que le está poniendo Gas Natural Fenosa. El transformador de Mañente está saturado y no puede proporcionarle la potencia que necesita para transformar la leche en queso y yogur. Hacía falta un transformador nuevo que vale 13.000 euros y Gas Natural Fenosa le dice que tiene que pagarlo él. Por ahora, irá tirando con un generador alquilado.