¿Cuánto debe durar la siesta perfecta?

Lois Balado Tomé
Lois Balado LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

La siesta ideal depende mucho de las distintas fases del sueño
La siesta ideal depende mucho de las distintas fases del sueño La Voz de la Salud

Evitar las fases de sueño profundo ayudará a que no te despiertos hecho polvo tras una cabezada a media tarde

11 feb 2022 . Actualizado a las 13:43 h.

Echarse la siesta es todo un arte. La búsqueda de un equilibrio perfecto entre un sueño reparador y no sentir que te ha pasado por encima un apisonadora cuando abres un ojo en el sofá. ¿Cuánto tiene que durar una siesta para que nos sirva para descansar sin sentir esa lentitud de mente y pesadez en el cuerpo el resto del día? Es decir, para no experimentar lo que los expertos llaman inercia del sueño

Sobre la duración de la siesta ideal habrán escuchado de todo. Desde las teorías que dicen que no más de media hora a personas que dicen despertarse como nuevos tras una cabezada de una. Para otros, sin embargo, 60 minutos serán un exceso incomprensible y recomendarán siestas que apenas alcancen el cuarto de hora. Afortunadamente, más allá de experiencias personales, gracias a la investigación científica conocemos cómo funcionan nuestras fases del sueño y cuánto debemos dormir para no despertar groguis tras lo que debería ser una experiencia satisfactoria y refrescante.

La NASA cree que la siesta perfecta debe durar 26 minutos

La agencia espacial estadounidense NASA, además de mandar hombres a la luna y sondas a Marte, se encarga a veces de temas más mundanos. En La Voz de la Salud ya nos hicimos eco sobre sus consejos sobre cómo sentarse, basados en la experiencia acumulada tras sus estudios sobre cómo optimizar el rendimiento de los astronautas. La agencia americana también ha estudiado cuánto debe durar la siesta perfecta basándose en la experiencia recogida en pilotos de largos vuelos. La organización concluyó que un reposo de 26 minutos mejoraba un 34 % el rendimiento de sus empleados y elevaba en un 54 % su estado de alerta ante posibles inconvenientes. 

Evidentemente, estos resultados fueron calificados de óptimos para la NASA, pero la mayoría de la población no pilota grandes aeronaves durante horas atravesando diferentes husos horarios, por lo que, lo que para la agencia espacial estadounidense es perfecto, no tiene porque serlo para nosotros. Por eso es importante conocer cómo funciona el sueño y saber qué límites no debemos sobrepasar para que la siesta no se nos vaya de las manos y nos despertemos hechos polvo.

La clave de una siesta reparadora es no llegar al sueño profundo

Cuando dormimos, no dormimos todo el rato igual. Nuestro descanso va atravesando diferentes fases del sueño, una rueda que gira y que se reinicia cada, aproximadamente, 90 a 110 minutos. En una hora y media larga durmiendo pasamos por las cinco fases, completando el ciclo del sueño y volviendo a empezar una y otra vez hasta que suena el despertador o abrimos los ojos.