Once consejos para dormir toda la noche de un tirón

Laura Inés Miyara
Laura Miyara REDACCIÓN

VIDA SALUDABLE

Dormir bien depende de lo que hagamos durante el día.
Dormir bien depende de lo que hagamos durante el día. iStock | La Voz de la Salud

Descansar bien es clave para reducir el estrés y llevar una vida saludable

02 jun 2022 . Actualizado a las 16:53 h.

El insomnio es una realidad con la que conviven cada vez más personas, una tendencia que la pandemia ha acelerado, pero la importancia de dormir bien no se puede subestimar. Un buen descanso no solo estimula nuestro sistema inmunológico ayudando a prevenir enfermedades, sino que mejora la memoria y, en general, el rendimiento cognitivo. Según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la capacidad de aprender cosas nuevas se puede reducir en hasta un 40% cuando no se duerme lo suficiente. 

Al mismo tiempo, puede haber dudas en el momento de determinar cuántas horas debemos dormir. De hecho, muchas personas duermen mal y ni siquiera lo saben: puede que no sientas fatiga ni cansancio a lo largo del día, sobre todo si consumes mucha cafeína o te mantienes activo. 

Aunque el consenso y la sabiduría popular indican que hay que alcanzar las ocho horas diarias, la realidad puede ser un poco más compleja y dependerá, en cierta medida, de las necesidades de cada persona y sus ritmos circadianos, es decir, los patrones cíclicos del sueño y la vigilia, que tienen una duración aproximada a la del día (24 horas). Pablo Vicente, neurólogo en el Hospital Álvaro Cunqueiro en Vigo y miembro de la Sociedad Española del Sueño, señala que lo importante es prestar atención a cómo nos sentimos al despertar. «Cuando nos levantamos sintiéndonos frescos, con energía, es porque hemos dormido lo suficiente, ni muy poco ni demasiado», explica.

Por supuesto, el ritmo de la vida moderna no siempre es compatible con estos ciclos naturales, y en muchos casos acabamos por forzar los horarios de sueño para acomodarlos a los de nuestra jornada laboral. De este modo, hoy en día, la población activa a nivel mundial duerme una media de 1,5 horas menos que a principios del siglo XX. 

Se cree que las sociedades actuales padecen una insuficiencia crónica de sueño, que tiene consecuencias muy peligrosas para la salud y afecta de forma directa a nuestra calidad de vida. Para que esto no ocurra, existen varias medidas que podemos tomar y poner en práctica para tener una correcta higiene del sueño.