Entiende la menopausia: ¿qué es verdad y qué es mentira?

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

LA TRIBU

La edad promedio en la que se produce la menopausia ronda los 51 y 52 años en los países desarrollados.
La edad promedio en la que se produce la menopausia ronda los 51 y 52 años en los países desarrollados. La Voz de la Salud | iStock

Las mujeres no siempre presentan síntomas durante esta etapa. Los sofocos son uno de los más característicos

04 jun 2022 . Actualizado a las 19:25 h.

La menopausia llega sí o sí a la vida de todas las mujeres. Cuándo y cómo se produce el cese de la menstruación dependerá de multitud de factores. Entre ellos, la predisposición genética y el estilo de vida que siga cada persona. Desde el punto de vista médico, la menopausia se produce al cumplir doce meses sin menstruar. Los ovarios dejan de generar hormonas, el útero ya no se prepara para acoger a un embrión y por tanto, la mujer deja de ser fértil. 

La producción de hormonas femeninas (estrógenos y progesteronas) cae hasta casi desaparecer. La reducción de los niveles de estrógenos viene, a su vez, acompañada de otros síntomas como son los sofocos, la sequedad vaginal o los cambios de humor. En los países desarrollados, la edad promedio en la que la menopausia toca la puerta de la mujer oscila entre los 51 y 52 años. Aunque la perimenopausia, etapa más temprana, puede llegar mucho antes. A medida que se alejan las probabilidades de quedarse embarazadas, llegan cambios en el cuerpo que anuncian el envejecimiento. Esta implicación puede resultar negativa o positiva a partes iguales, pero es fundamental entender el hecho de que se trata de una etapa vital más. 

Así las cosas, la desinformación y los tabúes en torno a la menopausia siguen presentes. Existe un estigma y malestar que hace a las mujeres esperar esta etapa con desdén, cuando en realidad, este cambio fisiológico supone nuevos síntomas y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades. ¿Cómo de ciertas son las afirmaciones más comunes sobre la menopausia?

Existe un antes y después en el cuerpo de la mujer. 

Verdad a medias, ya que depende del caso. La menopausia no es una enfermedad, sino el inicio de una etapa conocida como climaterio. La mujer empieza a perder de manera progresiva su función ovárica y por lo tanto, la producción de hormonas femeninas. «Este período se caracteriza por presentar fuertes cambios endocrinológicos, imprevisibles y variables, con una marcada repercusión clínica que lleva a que las pacientes acudan frecuentemente a la consulta», indica el doctor Nicolás Mendoza, presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). Cambios que se manifiestan mediante síntomas neurológicos, como los sofocos, y estructurales «como el aumento de peso, sobre todo en la zona del abdomen, y la sequedad de las mucosas, especialmente la de la vagina». Signos que podrán alterar la dinámica social y laboral de la mujer. 

Los cambios bruscos de humor son habituales en este momento. 

Cierto. De ahí, que desde la entidad recomienden mantener una vida social e intelectual estimulante, ya que será muy útil para prevenir diversas patologías. «La actitud positiva parte del sentimiento de que esta etapa de la vida puede ser más un principio que el comienzo de un deterioro», añade el doctor. Además, las mujeres también podrán sentir cambios en sus emociones, en la memoria o en la capacidad de concentración. Nada queda exento.