Así es vivir con el corazón, los pulmones y el hígado de otro: «No sabía si iba a vivir o morir, qué iba a pasar»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Iria Saavedra recibió un trasplante bipulmonar con 19 años, en el 2002.
Iria Saavedra recibió un trasplante bipulmonar con 19 años, en el 2002. CESAR TOIMIL

Tres pacientes que recibieron un trasplante cuentan su experiencia en el país del mundo con mayor tasa de donación de órganos

06 jun 2022 . Actualizado a las 18:34 h.

Donar órganos es un acto de generosidad que salva vidas, y España es líder en entender el valor de esa obra. Según la Organización Nacional del Trasplante (ONT), España es el país con mayor tasa de donación de todo el mundo. El proceso está totalmente cubierto por la sanidad pública y tiene un funcionamiento considerado a nivel mundial como un ejemplo a seguir.

Cuando un paciente sufre, por motivos diversos, un daño irreversible en su hígado, corazón, pulmón, intestino, páncreas, o riñón, y no puede curarse con otros tipos de tratamiento médico, se le incluye en una lista de espera para recibir una donación que cambiará su vida. Por eso, se considera que dar y recibir un órgano es, literalmente, dar o recibir vida. De eso se trata, en definitiva, este proceso: es una segunda oportunidad para vivir. En el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados, que se celebra cada año el 6 de junio, le ponemos cara a este renacer. Tres pacientes cuentan cómo es vivir con el órgano de otra persona dentro del propio cuerpo.

Iria Saavedra (39), trasplantada de pulmón

Los pulmones son una de las estructuras cruciales para desarrollar la vida humana. Son el órgano encargado de introducir oxígeno en el cuerpo y desechar el dióxido de carbono que producimos a través de la respiración. La historia de los trasplantes de pulmón es relativamente reciente. El primer intento se llevó a cabo en el año 1963, en Jackson, Mississippi, donde el receptor fue un convicto condenado a muerte por asesinato. El paciente falleció dos semanas después de la cirugía. «En España, fue el doctor Ramón Arcas quien trasplantó el primer pulmón en el hospital Gregorio Marañón de Madrid en 1990. Hoy esta intervención se realiza en 7 centros a razón de unos 150 al año», detallan desde la ONT.

Iria Saavedra tiene 39 años y fue trasplantada a los 19, a causa de una enfermedad que la obligó a pasar incontables meses de su juventud ingresada. «Yo tengo fibrosis quística, que es una enfermedad degenerativa de los pulmones. Con 17 años me puse peor. Mi calidad de vida era mala, por eso me propusieron para un trasplante. Al ser joven, me trasplantaron los dos pulmones, porque uno solo no me iba a llegar. Estuve ocho meses en lista de espera y el 25 de mayo del 2002 me llegó el trasplante», explica la naronesa.

«Estaba muy nerviosa. De hecho, acababa de salir de marcha el viernes. Yo no sabía si iba vivir, morir, qué iba a pasar, y entonces quería disfrutar. Había salido el viernes y me llamaron el sábado por la mañana. Me despertó el teléfono, porque aún estaba durmiendo. Era la coordinadora de trasplantes diciéndome que iba a venir la ambulancia a buscarme, que había aparecido un pulmón y que tenía que ir para Coruña», recuerda.