Líderes políticos de varios países piden sanciones contra los «cómplices de la represión violenta» en Cuba

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Protestas en solidaridad con el pueblo cubano en Miami, EE.UU.
Protestas en solidaridad con el pueblo cubano en Miami, EE.UU. CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH | Efe

Las detenciones continúan a la orden del día, así como los juicios sumarios, en los que los detenidos pueden ser juzgados sin la presencia de un abogado

22 jul 2021 . Actualizado a las 12:09 h.

Legisladores de EE.UU., Reino Unido, República Checa, Estonia, Letonia y Lituania pidieron este miércoles que se impongan «sanciones selectivas» contra integrantes de las Fuerzas Armadas, la Policía y todo aquel que «sea cómplice de la represión» de las protestas pacíficas o de violaciones de los derechos humanos en Cuba.

En una declaración conjunta, los líderes políticos se pronunciaron sobre las protestas del pasado 11 de julio, que se produjeron con el país caribeño sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia en su peor momento y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos.

«Condenamos firmemente a las autoridades cubanas por utilizar la violencia, la intimidación y la censura para negarle a los cubanos su derecho constitucional de reunirse y protestar pacíficamente», señaló el pronunciamiento firmado, entre otros, por el senador de origen cubano Bob Menéndez, quien preside el comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos.

El documento fue respaldado además por los legisladores Marko Mihkelso, de Estonia; Rihards Kols, de Letonia; Zygimantas Pavilionis, de Lituania; Pavel Fischer, de la República Checa; y Tom Tugendhat, del Reino Unido; todos conservadores o de partidos de derecha o ultraderecha.

«Firme y absoluto apoyo» al pueblo cubano

«Pedimos que se impongan sanciones selectivas contra miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Cubanas, el Ministerio del Interior Cubano, la Policía Nacional Revolucionaria de Cuba y todo aquel que sea cómplice de perpetuar la represión violenta de protestas pacíficas o violaciones de los derechos humano», indicaron, según un comunicado difundido en Washington.

Los legisladores manifestaron su «firme y absoluto apoyo» al pueblo de Cuba y sus demandas, así como a sus aspiraciones de «forjar un nuevo futuro democrático con un énfasis en la dignidad humana y la justicia social».

Además, condenaron «la violencia, la intimidación y la censura» de las autoridades «para negarle a los cubanos su derecho constitucional de reunirse y protestar pacíficamente», así como el llamado que formuló el presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel, a sus partidarios para que salieran a las calles, como respuesta a las protestas.

«Estas acciones demuestran que el régimen prefiere poner al pueblo cubano de rodillas antes que escuchar sus plegarias», puntualizaron los legisladores, quienes abogaron por la liberación inmediata de los detenidos y pidieron el Gobierno cubano que escuche «los gritos» de su pueblo «pidiendo ayuda».