El curioso vínculo de Trump con los Balcanes

marcel gascón BUCAREST / EFE

INTERNACIONAL

SHANNON STAPLETON | Reuters

El magnate ha dejado en sus cuatro años de mandatos un reguero de anécdotas que van desde el lago bautizado con su nombre al empujón a un primer ministro para robarle protagonismo en una reunión de la OTAN

18 ene 2021 . Actualizado a las 18:42 h.

Desde un lago con su nombre al empujón a un primer ministro para robarle protagonismo en una reunión de la OTAN: en sus cuatro años de mandato, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha dejado curiosos rastros y anécdotas en los Balcanes. En el sureste de Europa será recordado sobre todo por los llamados «acuerdos de normalización económica» entre Serbia y su exprovincia Kosovo, independiente desde el 2008 contra la voluntad de Belgrado.

Lo firmado por Serbia y Kosovo son dos declaraciones separadas en las que se comprometen a darse una tregua en su guerra diplomática e intensificar, con asistencia estadounidense, esfuerzos para avanzar en la cooperación económica e infraestructuras comunes.

Lo más llamativo de estos acuerdos fue la ceremonia de la firma de los documentos, celebrada el 4 de septiembre en la Casa Blanca con la participación de Trump, del presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y del primer ministro Kosovo, Avdullah Hoti.

En un momento del acto, mientras repasaba los compromisos asumidos por Belgrado, el presidente estadounidense mencionó el traslado de la embajada serbia en Israel a Jerusalén, ciudad disputada que Israel considera su capital pese a que los palestinos también la reclaman como suya.

Sentado a la derecha de Trump, el presidente serbio reaccionó con aparente perplejidad. Visiblemente incómodo, miró las hojas de la declaración acordada y giró la cabeza hacia donde estaban sus colaboradores con ademán de pedir explicaciones.

Vucic se tocó después el pelo con evidente nerviosismo. Parecía que el jefe de la Casa Blanca le hubiera colado una concesión a la que él no había accedido durante las negociaciones. El vídeo se convirtió en viral y Vucic fue objeto de burlas por haber caído en una aparente trampa de Trump.

El lago Trump

Los acuerdos también sirvieron para poner fin a la polémica entre los dos países sobre el nombre del lago fronterizo Ujman (para los kosovares) o Gazivoda (para los serbios), que está repartido entre Kosovo (80 % del lago) y Serbia (20 %).

«El nombre de un lago que está en Kosovo y Serbia ha sido un importante punto de fricción pese a que Estados Unidos ha forjado un compromiso para hacer un estudio de viabilidad y crear empleo y más energía para la región», tuiteó el 24 de septiembre el negociador de Trump, Richard Grenell.