Cárcel, balas o veneno: el riesgo de ser disidente en Rusia

C.G.M. / M.B. REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Alexánder Litvinenko, fue un opositor ruso envenenado en el 2006 con polonio, que murió días después a causa de la intoxicación
Alexánder Litvinenko, fue un opositor ruso envenenado en el 2006 con polonio, que murió días después a causa de la intoxicación AP

Encarcelamientos, tiroteos y envenenamientos, cualquier técnica vale para contener a la oposición de Putin

21 ago 2020 . Actualizado a las 11:16 h.

El presidente Vladimir Putin es uno de los líderes mundiales que más tiempo lleva en el poder. Durante sus 20 años en el mando ruso, que pretende alargar hasta el 2036 tras una reforma constitucional, el antes agente de la KGB ha utilizado varias artimañas para mantenerse en el Gobierno. Encarcelamientos, tiroteos o envenenamientos son algunas de las medidas que ha tomado para mantener a raya a quienes alzan la voz en su contra. De esta forma, muchos de sus opositores han perdido la vida. Estos son algunos de ellos.

Alexánder Litvinenko

Asesinado con polonio. Litvinenko, exagente de la KGB, fue envenenado con polonio, sustancia altamente radiactiva, a principios de noviembre del 2006 en un hotel Londres, ciudad a la que huyó para evitar la cárcel. El opositor fue rápidamente hospitalizado, pero la intoxicación acabó causando su muerte a finales de ese mismo mes. El exespía había denunciado que la ola de atentados del 1999, que dejaron miles de muertos, fue organizada por los servicios secretos rusos dirigidos por Putin (FSB o antiguo KGB).

Anna Politkóvskaya

Tiroteada en su ascensor. Politkóvskaya era una reportera rusa de Nóvaya Gazeta, que en su libro, La Rusia de Putin, acusaba al líder del Kremlin de convertir el país en un estado policial. A lo largo de su trayectoria, la periodista denunció las atrocidades de las fuerzas de seguridad rusas en Chechenia. En octubre del 2006 fue asesinada a tiros en el ascensor de su vivienda.