Unas primarias para elegir el futuro de Gran Bretaña


Se abre la carrera para encontrar líder para el Partido Conservador británico. Son unas primarias que tiene el valor de unas generales, e incluso de un segundo referendo sobre el brexit. Más que eso: aun cuando solo afectan a un partido, definirán toda la política británica, o lo que queda de ella, por muchos años. Quizás la cambien para siempre. No es una exageración. El momento es histórico para Gran Bretaña. Más que el brexit en sí. Porque el brexit depende de lo que voten los conservadores, pero también todo lo demás.

No faltan candidatos, y se entiende por qué: el ganador aterrizará en Downing Street sin molestarse en pasar por unas elecciones generales. Todo indica que esta vez el partido no cometerá el mismo error que con May y elegirá a un leaver (un partidario de la salida del Reino Unido de la UE). El desastre de las elecciones europeas ha terminado por convencer al aparato de que hay límites incluso para cuánto se puede torcer la voluntad de los propios votantes.

He aquí una guía muy básica para orientarse: Michael Gove representa ahora el ala moderada del brexit, y probablemente intentará una negociación a partir del acuerdo de May. Su problema es que es demasiado inteligente y maniobrero. También Boris Johnson es imprevisible. Siempre hay que desconfiar de los medios cuando la toman con un político que es popular. Johnson es más inteligente de lo que se dice, y es carismático. Podría ser un líder populista, un Trump con buen humor. Es el favorito de los militantes, pero tiene demasiados enemigos dentro del partido.

Dominic Raab es más serio y tecnocrático. Su diferencia fundamental con los otros dos es que él es conservador -Gove y Johnson, como tantos conservadores, están en el partido que no es-. Son liberales -Johnson, mucho-. Esther McVey se pasa, quizá, de conservadora, pero es la más decidida a una salida de la UE sin acuerdo. Andrea Leadsom, en una línea parecida, tiene más posibilidades, aunque pesa su anterior fracaso cuando se enfrentó a May. Jeremy Hunt es una nueva versión de May, totalmente opuesto a una salida de la UE sin acuerdo. Sajid Javid está en el límite entre «brexit sí» y «brexit no», y eso no va a gustar a los militantes. Pero la verdadera causa desesperada es la del joven Rory Stewart, que no solo es un remainer indisimulado, sino prácticamente un laborista -de hecho, cuando aún era más joven, votaba a los laboristas-. A Matt Hancock y Mark Harper les basta con esta lacónica línea. A James Cleverly y Kit Malthouse les sobra con esta otra (se han retirado ya).

Las tres cuestiones fundamentales que tendrán en mente los militantes al votar son estas: ¿Estará dispuesto el nuevo primer ministro a apostar por un brexit sin acuerdo, si llegara el caso? (la mayoría preferirán que sí) ¿Podrá el nuevo líder forjar una alianza con el Brexit Party de Nigel Farage sin que este le haga sombra? (ahí, Boris Johnson tiene ventaja), y, ¿debe volver el Partido Conservador al conservadurismo, o insistir en la línea liberal que marcó David Cameron y profundizó Theresa May? Pronto sabremos.

Unas primarias para elegir el futuro de Gran Bretaña

Miguel-Anxo Murado

Se abre la carrera para encontrar líder para el Partido Conservador británico. Son unas primarias que tiene el valor de unas generales, e incluso de un segundo referendo sobre el brexit. Más que eso: aun cuando solo afectan a un partido, definirán toda la política británica, o lo que queda de ella, por muchos años. Quizás la cambien para siempre. No es una exageración. El momento es histórico para Gran Bretaña. Más que el brexit en sí. Porque el brexit depende de lo que voten los conservadores, pero también todo lo demás.

Seguir leyendo

Por el adiós de may guía básica para orientarse en el proceso de sucesión de la líder conservadora

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Unas primarias para elegir el futuro de Gran Bretaña