Trump sella una paz temporal con México para salvar el comercio

ADRIANA REY NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

LEAH MILLIS | Reuters

EE.UU. pretende marginar a Canadá tras arrancar a los mexicanos mejores condiciones para el sector del automóvil

28 ago 2018 . Actualizado a las 07:59 h.

Tras más de trece meses de arduo trabajo entre la diplomacia y los gobiernos, parece que EE.UU. y México van limando asperezas. «Es un acuerdo increíble para ambas partes», dijo este lunes un Donald Trump entusiasmado en el Despacho Oval refiriéndose al pacto bilateral que habían conseguido cerrar para sustituir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC).

Con este paso, ambos países pasaron la pelota al tejado de Canadá, el tercer miembro del TLC (o NAFTA por sus siglas en inglés), aunque Trump no pareció estar muy por la labor de querer continuar de la mano del primer ministro canadiense Justin Trudeau. «Lo vamos a llamar Acuerdo Comercial Estados Unidos-México», dijo el magnate mientras marcaba las teclas de su teléfono. Al otro lado, esperaba impaciente Enrique Peña Nieto que definió el acuerdo como «muy positivo» y, al contrario de lo hizo Trump, expresó su «deseo» de que Otawa se «reincorpore» al pacto.

Tras semanas de negociaciones y 25 años de vigencia, el nuevo acuerdo incluye al sector del automóvil con un aumento del porcentaje de los componentes que deben proceder de EE.UU. y México del actual 62,5 % al 75 % y que el 40 % de la producción sea hecha por trabajadores que cobren más de 16 dólares la hora. El pacto abarca los próximos 16 años, aunque habrá una primera revisión cuando se cumplan seis años.

El camino ahora pasa por un envío del texto al Congreso donde los legisladores tienen 90 días para revisarlo, es decir, que la ratificación tendría lugar a finales de noviembre. Sin embargo, es muy improbable que las cámaras aprueben un tratado bilateral sin Canadá, por lo que la llamada entre dirigentes podría ser interpretada como una simple herramienta para presionar a su vecino del norte. El Gobierno de Trudeau dijo que solo firmarán un nuevo TLCAN «que sea bueno para Canadá y bueno para la clase media».

Sin brindis con tequila

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la relación con México no ha pasado por sus mejores momentos. La intención del republicano de levantar un muro entre países elevó la tensión a sus cotas más altas. Ayer sin embargo, Enrique Peña Nieto corrió un tupido velo: «Señor presidente, lo siguiente es hacer un buen brindis con tequila para celebrar», dijo el mexicano olvidando, eso sí, que Donald Trump no bebe alcohol.

El último desplante del magnate a McCain

La mutua animadversión que se profesaron Donald Trump y John McCain continuó incluso después de la muerte del senador. Y es que ayer en Washington muchos no daban crédito. Después de que las banderas de la Casa Blanca se izasen a media asta durante apenas un día, el lunes volvieron a ondear en lo más alto. En contraste, las banderas del Capitolio, el Monumento a Washington y muchas otras de organismos oficiales continuaron bajadas en señal de respeto por el senador que falleció el pasado sábado a causa de un cáncer cerebral.

Ante las preguntas de los periodistas, Trump permaneció en silencio y de brazos cruzados. El Código de Bandera de EE.UU. establece que para un miembro del Congreso, estas se bajan «el día de la muerte y al día siguiente». Sin embargo, es un plazo que puede extenderse si el jefe del Ejecutivo así lo desea. Por ejemplo, cuando el demócrata Ted Kennedy falleció en el 2009, Obama ordenó que las banderas en la Casa Blanca permaneciesen a media asta cinco días.

Comunicado conjunto

El desplante provocó un enfado mayúsculo en el Congreso, donde los senadores estadounidenses de ambos partidos emitieron un comunicado para que las banderas volvieran a bajarse en honor a John McCain.