Fuego, furia, mentira y deslealtad, los libros que sacan de sus casillas a Donald Trump

Desde que el magnate aterrizó en la Casa Blanca, algunos de los colaboradores del presidente han dibujado un retrato de su personalidad a través de la publicación de varias obras que han enfurecido al magnate

.

La suya es la presidencia más controvertida de los últimos tiempos. Desde que Donald Trump aterrizó en el Despacho Oval, una tormenta política se cierne sobre la Casa Blanca. Las continuas salidas de tono del magnate -al que expertos y colaboradores han llegado a calificar como egocéntrico, colérico o narcisista- y su extraña capacidad de gobernar el mundo a golpe de tuit han provocado una irremediable fascinación por descubrir qué es lo que se encuentra detrás de una personalidad tan polémica como la del 45º presidente de Estados Unidos. 

Se ha escrito mucho sobre él, pero todavía se puede contar más. Cuando todavía no se ha llegado ni al ecuador de su mandato, los libros que recogen las salidas de tono del presidente siguen creciendo. Hace unos meses fue Michael Wolff y su sonado Fire and Fury: Inside de Trump White House (Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump), y ahora quien ha venido a agitar un poco más el avispero es James Comey, el exdirector del FBI

El exjefe de la agencia de investigación, que fue destituído por Donald Trump el 9 de mayo por su investigación sobre la posible injerencia rusa en las elecciones de EE.UU. en el 2016, saca ahora la artillería pesada en forma de libro. A Higher Loyalty añade algunas aristas al ya de por sí complejo y polémico retrato que han ido construyendo los libros publicados en los últimos meses sobre Donald Trump. 

1. Mentiroso e incapacitado para ser presidente

Comey, que trabajó mano a mano con el presidente durante los primeros meses de mandato, asegura que el actual jefe del gobierno mericano es un «mentiroso» que trata a las mujeres como «pedazos de carne». No es lo único que tiene que decir Comey de su superior. Con motivo de la publicación de su libro, que saldrá a la venta el próximo martes, el exdirector del FBI ha concedido algunas entrevistas con televisiones americanas en las que ha empezado a revelar algunos de los detalles más escabrosos de la personalidad del presidente. Comey asegura que Trump es una «mancha» para todos los que trabajan con él y aún hay más. Porque el exjefe del FBI dice que el actual presidente es un dinamitador de las normas y principios fundamentales de Estados Unidos. «Está incapacitado para ser presidente», sentenció.

2. No tiene creencias ni escrúpulos 

Tampoco deja en muy buen lugar el retraro que Michael Wolff hizo en su polémico libro Fuego y Furia, un volumen que desvela desde las mismísimas entrañas de la Casa Blanca algunas de las facetas más desconocidas del presidente. De él poco bueno tiene que decir. Trump es, según las declaraciones y los datos recabados por Wolff durante los días que pasó como observador dentro de la esfera del presidente, como un niño. No tiene creencias ni escrúpulos y su ideología se limita a vivir el momento y ser feliz en cada minuto. Su forma de tratar con su gente ha conseguido que el ambiente dentro de la Casa Blanca se haya tornado en caótico, intenso y sobre todo muy hostil.

3. Espontáneo 

Con esta carta de presentación que dibuja Michael Wolff, la pregunta es sencilla: ¿Cómo ha conseguido un personaje de la talla de Donald Trump llegar a sentarse en uno de los despachos más poderosos del mundo? El magnate tiene que tener alguna virtud. Y Wolff lo resume: la espontaneidad. Lo suyo no es disimular. Dice la gente que le rodea que es incapaz de controlar sus impulsos, que lo suyo es vivir el momento sin mentir sobre lo que siente. 

4. Mujeriego

No es algo que se haya preocupado de ocultar el propio Trump. Es uno de los secretos a voces. Y sus declaraciones, despistes, y resbalones lo confirman. «Cuando eres una estrella, te dejan hacerles cualquier cosa. Agarrarlas por el coño», eran las despectivas palabras con las que el presidente se refería a las mujeres en una conversación grabada en el 2005 y publicada en el 2016 por el Washington Post. 

Michael Wolff apuntala en su libro este rasgo de la personalidad del mandatario. Asegura el escritor que Trump «quiere sexo a todas horas y que solo quiere dominar a las mujeres a cada paso del camino. Ellas son el principal interés de su vida».

5. Narcisista

Probablemente sea el rasgo que más han repetido los detractores de Trump. El presidente tiene unos rasgos narcisistas muy marcados. Y no lo dice solo la gente que le rodea. Algunos psicólogos expertos inciden en ello. Trump necesita ser admirado a cada momento y el poder es su principal objetivo. La ostentación que le rodea -con los famosos grifos de oro de la Torre Trump- es una de las herramientas que el magnate utiliza para lograr el aplauso y admiración de los que le rodean.

6. Manipulador

Muchos analistas políticos aseguran que Trump ha llegado hasta el despacho oval a base de manipulaciones. Gran parte de los votos que consiguió durante la campaña electoral salieron de un discurso impreciso, con promesas vacías y con un significado que, meses después, se ha demostrado poco o nada efectivo. Trump no ha sido capaz de llevar a cabo ni una sola de sus grandes promesas electorales.

7. Mentalmente enfermo de manera peligrosa

Un grupo de 27 reconocidos psiquiatras y psicólogos mundiales publicaban un libro el año pasado en el que alertaban que el presidente padece una condición mental que lo vuelve un peligro claro y presente para EE.UU. y para el mundo entero. The dangerous case of Donald Trump (El peligroso caso de Donald Trump) recoge toda una lista de negativas etiquetas con las que intentan alertar al mundo del peligro de tener a una persona como Trump al frente de uno de los gobiernos más poderosos del mundo. Varios de ellos inciden en que tras el magnate se encuentra una personalidad marcada por un «narcisismo maligno», un concepto utilizado por el psicólogo Erich Fromm para evaluar a Adolf Hitler y a sus seguidores. 

Votación
4 votos
Comentarios

Fuego, furia, mentira y deslealtad, los libros que sacan de sus casillas a Donald Trump