Tragedia en el Bataclan: «Disparaban contra la masa»

Agencias MADRID

INTERNACIONAL

«Disparaban contra la masa. Ha sido una masacre. Estaba todo lleno de sangre», asegura uno de los rehenes de la sala de fiestas. El local ya había sido objeto de amenazas

14 nov 2015 . Actualizado a las 20:34 h.

Los rehenes, retenidos durante horas de la sala de fiestas Bataclan, han comenzado a hablar. Según declaró una de ellas en TV5, se encontraban en un concierto de rock sin contenido político alguno cuando comenzaron a escuchar disparos. «Pensamos que eran petardos, pero de pronto les vimos». Los atacantes entraron a cara descubierta y gritaron «Alá es grande». «Eran barbudos, de raza árabe y gritaron que esto era por sus hermanos muertos en Siria».

Otro de los testigos del ataque, Julien Pierce, periodista de Europe 1 que se encontraba en la sala, relató la intervención de esta manera: «Disparaban contra la masa. Ha sido una masacre. Estaba todo lleno de sangre». Dos terroristas comenzaron a disparar desde el fondo de la sala con armas automáticas. «El ataque ha durado unos quince minutos. Ha sido realmente violento. Todo el mundo ha corrido hacia el escenario y ha habido escenas de pánico y gente pisoteada. Yo mismo he sido pisoteado. Los atacantes han tenido tiempo de cargar sus armas tres veces. No estaban enmascarados, eran muy jóvenes y estaban muy tranquilos», explicó. Al salir, Pierce encontró un espectáculo salvaje: «Había una decena de cadáveres en el suelo sobre mares de sangre. Una chica había recibido dos impactos de bala. La recogí y la llevé unos 50 metros hasta un bombero».

En ninguno de los casos, los testigos declararon que los terroristas tuvieran más objetivos que el asesinato indiscriminado y el de provocar el mayor número de bajas. Uno de hombre que estaba del restaurante de la Rue de Charonne recordó cómo los terroristas comenzaron a «disparar desde todos los lados a los clientes. La gente se echó a tierra. Después del ametrallamiento, muchos ciudadanosha venido a ayudar. El suelo estaba lleno de muertos. Ha sido un momento horrible». Según las personas presentes en la zona, dos terroristas encapuchados se bajaron de un Renault Clio negro y comenzaron a disparar a los clientes de la terraza con fusiles de asalto del tipo Kalashnikov.