Maduro asume la presidencia

Capriles acusa al Supremo de fraude constitucional y boicotea la sesión de la Asamblea


caracas / corresponsal

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, asumió ayer la presidencia de la República con plenos poderes gracias a una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). El acto fue celebrado en el palacio del Legislativo y no en la Academia Militar de Caracas, donde son velados los restos de Hugo Chávez, y donde se había anunciado a lo largo del día que tendría lugar. La oposición boicoteó la sesión por considerarla «inconstitucional», por lo que el juramento se llevó a cabo únicamente ante los legisladores chavistas de la Asamblea Nacional.

El Tribunal Supremo señaló que «ocurrido el supuesto de hecho de la muerte del presidente de la República en funciones, el vicepresidente deviene presidente encargado [...], y ejerce todas las atribuciones constitucionales y legales como jefe del Estado, jefe de Gobierno y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana».

La sala constitucional del TSJ también señaló que se debe convocar a «una elección universal, directa y secreta».

La sentencia es la continuación de la divulgada el 9 de enero, en la que se hablaba de «continuidad administrativa».

Según el artículo 233 de la Constitución, si un presidente no puede asumir el cargo, le corresponde ejercer la presidencia interina de la República al presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello.

El líder de la oposición y gobernador de Miranda, Henrique Capriles, señaló que la sentencia representa «un fraude a la Constitución, y así lo denunciamos al mundo». «A tí no te eligieron presidente, el pueblo no votó por ti», dijo Capriles, en una declaración posterior, dirigiéndose a Maduro. Y es que el TSJ estableció también que el hasta ayer vicepresidente podrá ser candidato sin renunciar al cargo de presidente encargado.

Mientras, la diputada opositora María Corina Machado, además de afirmar que la sentencia «viola la Carta Magna», dijo que «es a Diosdado Cabello a quien le corresponde asumir el poder». En un comunicado, los diputados opositores anunciaron que boicoteaban el acto por considerarlo electoral y que no acudirían a «ser convidados de piedra, sin poder manifestar nuestras objeciones, algo que es inconstitucional».

El diputado Ángel Medina, de Acción Democrática, había cargado sus tintas cuando se habláo de que la sesión extraordinaria se celebraría en una instalación militar, aunque después no fue así. «¿Por qué tenemos que ser tutelados por los militares?», se preguntó.

Mano a Estados Unidos

En el discurso que ofreció en el funeral de Estado, Nicolás Maduro señaló que «lo que soñó Chávez para la Venezuela del siglo XXI está aquí», en el programa de Gobierno 2012-19 que ofreció a los votantes durante la campaña electoral del año pasado. Afirmó que «nunca en la historia del mundo se había mentido tanto como sobre Hugo Chávez, un hombre que jamás mintió» y agregó que «no pudieron contigo, no podrán jamás con nosotros». Prometió seguir los pasos del presidente «hasta poder decir: Misión Cumplida».

Maduro también agradeció la presencia de los dos congresistas enviados por Barack Obama al funeral. Y señaló: «Queremos relaciones de respeto, de cooperación, de paz verdadera (?) un mundo sin imperios, sin naciones hegemónicas», lo que fue interpretado como una llamada al deshielo de relaciones entre ambos países. Como no podía ser de otra manera, elogió también a los líderes cubanos Fidel y Raúl Castro. Y terminó invitando al pueblo venezolano a profundizar la «revolución bolivariana».

Después, en medio de una ovación, le entregó una réplica de la espada de Simón Bolívar a la hija mayor del mandatario, Rosa Virginia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Maduro asume la presidencia