Todo apunta a que fue un accidente

redacción / la voz

INTERNACIONAL

02 feb 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) señalaron que en la investigación iniciada por el estallido en el edificio B de la Torre de Petróleos Mexicanos (Pemex) están abiertas todas las hipótesis, incluidos sabotaje y explosión de gas o de instalaciones eléctricas. En tanto, integrantes del gabinete de seguridad nacional no descartaron que haya sido un atentado, y explicaron que la magnitud de la explosión explicaría esa última posibilidad, según recoge el diario La Jornada de México.

Tanto el director general de Pemex, Emilio Lozoya, como el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, quienes visitaron ayer la sede de la empresa, llamaron a no especular sobre el origen de la explosión y a esperar a los peritajes. Lozoya remarcó que parece, en principio, accidental, aunque insistió en que el origen de la explosión es un misterio y que todas las líneas de investigación están abiertas.

«La prioridad es la recuperación de los cuerpos y la atención de las víctimas», dijo, e insistió sobre «la complejidad de estos peritajes en los que están involucrados especialistas» de México e internacionales.