El fiscal egipcio gana su pulso con Mursi

efe

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, revocó ayer su decisión de destituir al fiscal general Abdelmeguid Mahmud, quien se había negado a abandonar el cargo. En rueda de prensa, el vicepresidente Mahmud Meki explicó que se adoptó esta decisión después de que el Consejo Supremo de Justicia solicitara que Mahmud permaneciese en el cargo. «Preservar el poder judicial, al igual que los otros poderes del Estado, es un objetivo fundamental y el presidente de la República trabaja para salvaguardar la Justicia», dijo. Agregó que se han dado muchos malentendidos y que los medios se equivocaron al presentar como un cese la decisión de nombrar al fiscal embajador en el Vaticano.

Mursi destituyó a Mahmud el jueves, al día siguiente de la absolución de varios ex altos cargos de Hosni Mubarak por la muerte de manifestantes durante la revolución, en la conocida como «batalla del camello». Mahmud, sin embargo, no aceptó la decisión presidencial y argumentó que la ley establece que el jefe del Estado no puede despedir al fiscal general, salvo si él mismo lo solicita o se jubila.

En su pulso con el presidente islamista, Mahmud afirmó que no tenía intención de presentar su dimisión y ayer acudió a trabajar a su oficina en la sede del Tribunal Superior de Justicia, donde lo esperaban centenares de jueces, que estallaron en gritos de júbilo tras la rueda de prensa de Meki. Poco después el fiscal general confirmó en persona que Mursi había dado marcha atrás y había aceptado su petición de permanecer en el cargo.

Los Hermanos Musulmanes convocaron el viernes en la plaza Tahrir una protesta para pedir la renuncia de Mahmud, que degeneró en choques con manifestante anti Mursi, en los que más de un centenar de personas resultaron heridas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El fiscal egipcio gana su pulso con Mursi