Aire fresco, pero otra derrota

El Celta dejó buenas sensaciones, si bien reincidió en algunos de sus errores


vigo / la voz

El Celta de Coudet se estrenó con derrota ante el Sevilla. En un partido en el que llegó a ir por delante, hizo méritos para puntuar y mostró cosas positivas, pero también lagunas en defensa y falta de fondo físico para sostener la idea del nuevo técnico durante 90 minutos. El equipo afrontaba la cita tras cinco días trabajando con el Chacho y dio la cara, hizo sufrir al Sevilla. Insuficiente para salir del descenso.

Once

Un equipo idéntico al de la jornada anterior

Solamente una vez había repetido once Óscar como entrenador del Celta y, curiosamente, su última alineación la reeditó ayer Coudet. Ni un solo cambio en el equipo titular pese a que se esperaban novedades. Sí varió el sistema, comenzando con un 4-1-3-2 que pronto cambiaría a un 4-2-3-1, retrasando a Denis y logrando de ese modo dar más consistencia equipo.

Inicio

Un gol a los cinco minutos y tras varios avisos

El inicio del Celta hizo temer lo peor. El equipo salió perdido y estuvo desaparecido diez minutos, algo que el Sevilla supo aprovechar para crear peligro con toda la facilidad del mundo y generar varias ocasiones claras ya antes de que a los cinco minutos llegara el primer gol. Los errores defensivos del equipo vigués fueron groseros, sin que se salvara ninguno de los integrantes de la zaga que comenzaron formando Hugo Mallo, Aidoo, Murillo y Olaza, aunque el ghanés, lesionado, tuvo que ser relevado por Araujo.

Reacción

Balsámico regalo de Vaclik aprovechado por Aspas

Un error garrafal de Vaclik dio vida al Celta. Porque Iago Aspas, colocado en el lugar exacto en el momento justo, solo tuvo que empujar el balón para lograr su quinto gol de la temporada y poner el 1-1. A partir de ahí, se empezó a ver al que parece que será el Celta de Coudet, mucho mejor primero con balón y después buscando la rapidez en las contras. Pero a nivel defensivo el equipo seguía siendo un desastre y prueba de ello fue el gol del empate en el descuento de la primera mitad. Pero ya antes, sin generar demasiadas ocasiones, el Sevilla lograba crear sensación de peligro en cada llegada al área céltica.

Mazazo

Golpe psicológico al borde del descanso

El Celta recibió el gol del empate en el descuento del primer tiempo y, tal y como dijo Nolito, fue un golpe durísimo del que a los vigueses les costó reponerse. Con todo, tuvieron ocasión de volver a ponerse por delante, destacando la ocasión clara que tuvo Santi Mina pero en la que no acertó a batir a Vaclik, que se pudo resarcir de su error de la primera parte.

Cansancio

Demasiado ritmo para sostener durante 90 minutos

El paso de los minutos fue haciendo mella en el Celta a nivel físico. Coudet quiere un equipo intenso de principio a fin, pero a día de hoy parece que sus jugadores necesitan seguir preparándose para que les pueda alcanzar para sostener esos rasgos durante todo el partido. Varios jugadores llegaron a la recta final fundidos y en el banquillo no había quizás los refuerzos idóneos para evitar el sufrimiento.

Cambios

Uno obligado y dos en la segunda mitad

El primer cambio, hombre por hombre, fue obligado por las molestias físicas de Aidoo, uno de los tres internacionales que se habían concentrado con sus selecciones y que fueron titulares. Le sustituyó Néstor. Después. Tapia dejó su sitio a Okay y Coudet elogió las actuaciones de ambos, con los que apenas pudo compartir una sesión de entrenamiento antes del partido. El tercer y último cambio fue la entrada de Miguel Rodríguez, testimonial. El Sevilla sí mejoró con los cambios.

Desenlace

Dos goles en un abrir y cerrar de ojos

El resultado final no refleja lo visto en el terreno de juego, pero dos goles en la recta final, en el margen de dos minutos, dieron el triunfo al Sevilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Aire fresco, pero otra derrota