El Celta espera a Rafinha para completar la operación retorno

LA VOZ VIGO

GRADA DE RÍO

Oscar Vazquez

Podría llegar cedido con una opción de compra de 10 millones tras renovar con el Barça pero la negociación parece sujeta al pago de la ficha del futbolista

02 sep 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La operación retorno que este verano emprendió el Celta todavía podría tener un último capítulo de tronío coincidiendo con el día del cierre de mercado (hoy a las doce de la noche). Rafinha Alcántara podría ser el último en llegar para completar la plantilla. Sería en calidad de cedido con una opción de compra a final de temporada de 10 millones de euros según avanzó RAC 1 en la noche de ayer. La emisora catalana precisó que el centrocampista ofensivo renovará previamente por el Barcelona. El problema está en el reparto de la importante ficha del futbolista, ya que el conjunto vigués propone que los dos clubes se la repartan al 50 % y el Barça quiere que sea el Celta el que pague la totalidad de la nómina.

De un modo paralelo, debe apurar las horas también para buscar una salida a Pione Sisto, que a lo largo del fin de semana ha sido relacionado con el Alavés. El caso de Beuavue no tiene fecha de caducidad esta medianoche. Si el Celta firma la rescisión el antillano pasaría a ser un jugador en paro y podría ser inscrito en cualquier momento por un equipo que tenga fichas disponibles.

Si Denis, Santi Mina y Pape protagonizaron la operación retorno en el Celta durante el verano, a lo largo del fin de semana se han sucedido las información desde Cataluña acerca de la negociación por Rafinha Alcántara. A primera hora de la jornada de ayer se desveló el interés del Olympique de Marsella, cuyo director deportivo es el exculé Andoni Zubizarreta para llevarse al futbolista como cedido con una opción de compra.

Ese mismo escenario lo barajaba el Celta a lo largo de la semana pasada para su final de mercado y a última hora de la tarde trascendió en Barcelona que el punto de encuentro era posible. La idea del Barça es renovar a Rafinha a lo largo del día de hoy, paso previo para la cesión al conjunto vigués con 10 millones de euros como opción de compra.

El problema está en la ficha de Rafinha y en el tope salarial del conjunto vigués, que necesitaría desprenderse de Pione Sisto, una opción que no parece nada clara debido a las reticencias del jugador para abandonar Vigo. El último equipo con el que se ha relacionado a Pione Sisto es el Alavés, en donde coincidiría con los excélticos Guidetti y Joselu, pero tampoco está nada claro que el internacional con Dinamarca vaya a aceptar. De confirmarse sería una cesión con opción de compra. De lo contrario, en caso de quedarse, la idea inicial de cuadro vigués era intentar recuperarlo para que sea válido.

Rafinha, que se crio en Vigo en los tiempos de Mazinho como futbolista del Celta vistió de celeste en la temporada 13/14 con Luis Enrique como entrenador y en calidad de cedido por el FC Barcelona. Al segundo de los Alcántara le costó adaptarse al principio pero terminó firmando una segunda vuelta muy meritoria que le sirvió para volver a la primera plantilla del conjunto culé.

La vía Rafinha parece en estos momentos la prioritaria y dejaría en un segundo plano la ya de por sí complicada de Nolito, que en teoría no estaría cerrada al 100 %. Todo indica que el andaluz va a continuar en el Sevilla pero Monchi continúa reclutando jugadores a pocas horas de que se cierre el mercado. Chicharito Hernández ha sido el último para la delantera y Bono para la portería. Si hay excedentes en el conjunto andaluz ahí podría entrar en acción el Celta en las últimas horas de mercado.

Hasta la fecha Nolito ha sido un fijo para Julen Lopetegui, pero en el partido ante el Celta ya lo sacó en la recta final pero las opciones de asentarse en el once a lo largo de la temporada son complicadas teniendo en cuenta la nómina del conjunto del Nervión.