Maxi Gómez, el culebrón interminable del verano celeste

Valencia y West Ham pugnan por hacerse con el aún delantero del Celta


Vigo

El culebrón del verano en clave celeste lleva el nombre de Maxi Gómez. Más de mes y medio después de una temporada que prácticamente nadie dudaba de que iba a ser la última del delantero uruguayo en Vigo, su destino sigue sin oficializarse y la pugna entre Valencia y West Ham por hacerse con sus servicios parece más viva que nunca. El entorno del jugador seguía asegurando ayer que la opción del conjunto che sigue siendo posible.

El Celta supo ayer de la intención del club inglés de pagar la cláusula del charrúa, a priori la única opción de llevárselo toda vez que los vigueses mantienen la firme convicción de respetar su acuerdo con el Valencia y no negociar con ellos. Sin embargo, al mismo tiempo los valencianistas -horas después de que se hablara de ultimátum y posible renuncia al fichaje- pedían calma y aseguraba no dar por perdido al futbolista.

 

Adiós anunciado

Confirmación oficiosa de su marcha mil y una novias para el uruguayo

Nada más finalizar la Liga, la confirmación oficiosa del adiós de Maxi al Celta llegaba por parte de su mujer, Noelia Luzardo. La esposa de Gómez publicaba una foto suya en Instagram junto a las parejas de Gustavo Cabral y Néstor Araujo y escribía: «Las voy a extrañar». Pronto trascendía el interés en él de multitud de equipos, entre ellos Liverpool, Tottenham, clubes de la serie A o el Atlético de Madrid.

La opción inglesa

Mouriño reconoce una oferta de Inglaterra y revela que no quiso renovar

Mientras seguían saliéndole novias, el jugador era de los primeros en incorporarse a la selección uruguaya todavía como parte de una prelista para la Copa América. Y el 31 de mayo Mouriño revelaba por primera vez que en los meses anteriores el de Paysandú había rechazado una oferta de renovación del Celta después de sentarse el club directamente con él y su hermano dada la total falta de entendimiento entre su agencia, Stellar Group, y el club. A renglón seguido reconocía el presidente la existencia de una única oferta por el jugador. «Tenemos la oferta de Inglaterra que había desde diciembre, no hay ninguna otra nueva», aseguraba. También negaba una por parte del Barcelona.

 

La opción valencianista

La aparición en escena del Valencia

Coincidiendo con el debut goleador de Maxi con la selección en partido amistoso, el interés del Valencia se convertía en un secreto a voces. Mientras el Inter seguía interesándose y el West Ham, el eterno aspirante, no bajaba la guardia, Mouriño confirmaba en Mos las negociaciones con el conjunto de Marcelino. «No vamos a regalar a Maxi», avisaba el presidente al tiempo que reclamaba una negociación de igual a igual y no en la que el otro equipo, en este caso el Valencia, se sintiera superior. Dejaba claro que la entidad valencianista debía «acercarse mucho más a la cláusula» para llevárselo.

El tercero en discordia

Santi Mina como elemento en la negociación

El interés del Valencia en Maxi Gómez no tardó en entremezclarse con el de los vigueses en Santi Mina. Tanto fue así, que ambos clubes llegaron a un acuerdo para el traspaso del delantero uruguayo al Valencia a cambio de quince millones más Mina y la cesión de Jorge Sáenz. Este extremo fue reconocido por Miñambres, que revelaba que el acuerdo entre el vigués y el club donde se formó era total, pero había «situaciones paralelas» que impedían cerrarlo.

La pugna

Última ofensiva del West Ham

En las últimas horas el West Ham parece haberse empeñado en llevarse cómo sea al jugador. Primero ofreciendo cerca de 45 millones al Celta y seis por temporada al jugador y luego podría haberse planteado pagar la cláusula, aunque hay informaciones contradictorias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Maxi Gómez, el culebrón interminable del verano celeste