Kevin apuesta por otro año en el Celta

X. R. C. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

LOF

Poco importa que fuera el jugador con menos minutos el curso pasado, el canterano, un ejemplo de tenacidad, redobla su apuesta por quedarse con la intención de ganar protagonismo en el equipo

10 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Kevin Vázquez fue el jugador del primer equipo con menos partidos y minutos en la temporada (de los que completaron el año) recién finalizada pero el canterano, lejos de plantearse una salida en busca de minutos, apuesta por un segundo año en el Celta con el objetivo de mejorar sus prestaciones y su participación. A la sombra de Hugo Mallo ya pudo salir el pasado mes de enero, pero quiso seguir en Vigo para crecer en casa y ahora mantiene el desafío y salvo imprevistos continuará la temporada próxima en el club de su vida. «Llevo 16 años en el club, pero soy celtista desde que nací, desde que mi abuelo me llevaba a Balaídos y me compraba camisetas de Mostovoi, Gustavo López o Karpin. Eso es el Celta para mí», comentó en su día para explicar lo que significa la entidad celeste para él.

Kevin, futuro químico en la vida, es un caso atípico en el mundo del fútbol pero un ejemplo de tenacidad sin límites. Siendo un niño se asomó a la pretemporada del primer equipo en el 2011, pero tardó siete años en volver. Durante este tiempo creció y se hizo insustituible en el lateral derecho del filial y adquirió madera de capitán. Y esperó por una llamada de arriba que no se produjo hasta el curso pasado, después de acumular méritos temporada tras temporada y de rechazar ofertas para jugar en la división de plata. El reclamo de la cúpula llegó con una renovación hasta 2023 debajo del brazo.

Con 25 años llegó al primer equipo (algo inusual en estos tiempos) y lo hizo sabiendo que era un curso para aprender a la sombra de Hugo Mallo, de quien dice recibir una lección por entrenamiento. «Es una masterclass diaria, Hugo tiene un recorrido muy largo», comentó el de Nigrán.