Un consejo de expertos estudia qué debe cobrar Audasa por las rebajas en la AP-9

Carlos Punzón
carlos punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

El peaje de Teo, en la AP-9
El peaje de Teo, en la AP-9 XOÁN A. SOLER

El Gobierno quiere descontar el tráfico que ganará con las nuevas tarifas

24 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El acuerdo entre el Gobierno y Audasa para aplicar bonificaciones a los usuarios frecuentes de la AP-9, que supondrán cuando menos la gratuidad en el viaje de vuelta en el día, está prácticamente ultimado. Pero como adelantó La Voz la semana pasada, el pacto con la concesionaria sigue dependiendo de que Audasa acepte rebajar sus ingresos y perdonar parte de la recaudación que obtendría por el tráfico que se generará a mayores en la autopista al bajar sus tarifas.

Ante la imposibilidad de alcanzar ese acuerdo, la Secretaría General de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, que dirige el gallego Sergio Vázquez, ha encargado al Consejo Asesor de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que estudie una fórmula con la que compensar a la concesionaria de la autopista de manera justa, para que no salga ni beneficiada ni perjudicada con el nuevo sistema tarifario.

Una fórmula neutra

«Queremos proponer un método que dé un resultado neutro, que Audasa no gane ni pierda dinero», apunta el secretario general de Infraestructuras, que incide en que en un año seguramente no se notaría en exceso el aumento de recaudación que experimentaría la concesionaria, «pero en lo que queda de concesión (hasta el 2048) sería una cantidad notable», señala. Tras ver métodos de ajuste contable en todas las autopistas de España, así como las medias de aumento de tráfico que han generado descensos en los precios de los peajes o su eliminación para el usuario, el ministerio planteó una fórmula basada en el PIB de Galicia, pero fue rechazada por Audasa.

Vázquez estima que la bajada de tarifas hará que mucha gente se plantee cambios en su movilidad, desde los que opten por el coche y que ahora se desplazan en medios públicos, a los que se planteen cambiar de domicilio al aprovechar una AP-9 más barata, o quienes vuelvan a la autopista tras haber optado por otras carreteras. El Consejo Asesor, que está compuesto por catorce personas, en su mayoría catedráticos, tendrá que ver cómo se puede cuantificar ese tráfico a mayores. «Defendemos el interés público, y queremos un acuerdo estable hasta el 2048 y que no se atasque con posibles procesos judiciales futuros», subraya el secretario de Infraestructuras, que añade que aunque le ha dado un mes de plazo al órgano consultivo, «no tenemos excesiva prisa para llegar a un acuerdo». Sigue en todo caso barajándose el segundo semestre de este año como horizonte para activar las bonificaciones: gratuidad en el viaje de vuelta en el día; descuento a mayores en la ida a los usuarios superrecurrentes (los que hagan un número de viajes mínimo al mes), y descuento a los vehículos pesados en función del porcentaje de tráfico que representan en la AP-9.

Saturación de tráfico

El Ministerio de Transportes da por descontado que el tráfico aumentará en la AP-9 con las nuevas tarifas, y eso llevará a algunos tramos a niveles próximos a su saturación en algunas épocas del año y horas punta. «Veremos cómo evoluciona y si en el futuro es necesario ver otras alternativas, pero de entrada pensamos en reforzar los sistemas de aviso e información a los usuarios para advertir sobre la intensidad de tráfico, como se hace en las autopistas y vías de Madrid. Habrá que acostumbrarse a ello», incide Sergio Vázquez, que señala a Redondela y la circunvalación de Vigo como los puntos donde puede ser mayor la acumulación de vehículos.

El alto cargo de Transportes reconoce que la eliminación del peaje de Redondela es una cuestión de justicia, dado que ese tramo se integra en otro mayor, el Vigo-O Morrazo, que es gratuito para el usuario. «Es una cuestión que depende más de la movilidad en la zona que de dinero», advierte, «pero se hará».

La Audiencia de Pontevedra revisa hoy la condena por los «peajes abusivos» de Rande

Fue una sentencia histórica la dictada en febrero del año pasado por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra contra Audasa por «prácticas abusivas» al cobrar el importe íntegro de los peajes durante 81 retenciones y atascos que el tribunal entendió que menguaron las características y velocidades de la AP-9 a causa de las obras de ampliación del puente de Rande. E igualmente excepcional será la vista que hoy llevará a cabo la Audiencia Provincial de Pontevedra para revisar ese fallo con los testimonios que aporten siete afectados por dichas retenciones de tráfico.

La sentencia fue recurrida por Audasa, como condenada a devolver los peajes a quienes acrediten haberse visto inmersos en los 81 atascos. La concesionaria entiende que no vulneró ninguna norma, ni cortó el tráfico y pide que se le absuelva. Pero también solicitó la revisión del fallo tanto la Fiscalía, que interpuso la demanda, así como usuarios afectados representados por la plataforma En-Colectivo.

El presidente de este grupo, Diego Maraña, considera que se debe condenar a Audasa por los perjuicios causados durante todo el período de obras (2015-2018) y que pague además una indemnización por los daños ocasionados a los que sufrieron retrasos por las obras. Advierte Maraña que el fallo podría marcar jurisprudencia para toda España y avisa que los afectados aún se pueden sumar al caso en su web.

Imagen de archivo de la zona de peaje de Macenda, en la AP-9

Transportes estudia rebajar el peaje de ida en la AP-9 a los usuarios frecuentes, aunque hagan pocos viajes al mes

carlos punzón

La AP-9 cuenta con menos usuarios que la utilizan de manera reiterada y casi a diario de los que se sospechaba. Los estudios que ha encargado sobre el terreno el Ministerio de Transportes para dilucidar qué porcentaje de conductores transitan por la autopista gallega de manera recurrente, qué vehículos la utilizan o cuántos pasajeros llevan, apunta inicialmente a que son un porcentaje bajo los que repiten desplazamientos a lo largo de la semana. Ese hecho incidiría en que el Gobierno esté barajando requerir un número corto de viajes al mes para poder acceder a las bonificaciones en los desplazamientos de ida con las que se primaría a esos conductores frecuentes en la AP-9 sobre todos los demás, los que tendrán gratis el retorno por hacerlo en el mismo día.

Seguir leyendo