La Guardia Civil estima que la banda que asalta los peajes busca dinero rápido con golpes fáciles y ágiles

Carlos Punzón
c. punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

Peaje de la AP-9 en Teo
Peaje de la AP-9 en Teo xoan a. soler

El cierre de los establecimientos de hostelería y la falta de recaudación en máquinas tragaperras y bares pudieron desviar a los deslincuentes hacia las cabinas de las autopistas

02 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Dinero rápido, aunque sea poca cantidad, con golpes fáciles y ágiles que permitan abandonar la escena del asalto en cuestión de segundos. Ese es el modo de actuar que la Guardia Civil dibuja después de analizar las imágenes de los seis golpes perpetrados contra las cabinas de peaje automáticas que han sido asaltadas en dicha oleada en menos de dos meses este año. Los encapuchados, que actúan como mínimo en parejas, destrozan los cajetines de las cabinas tras acceder a la zona de peaje por vías de servicio de las autopistas, la AP-9 y la AG-57 (Vigo-Baiona).

La investigación estima que los ladrones priman la facilidad y agilidad en el golpe a la propia cantidad que puedan conseguir, unos 600 euros como mucho, ya que los asaltos los han realizado en pasos de baja densidad de tráfico y de madrugada.

Todos los golpes se han llevado a cabo en el área de Vigo (O Porriño en tres ocasiones, A Ramallosa, Gondomar y Moaña), por lo que no se descarta una posible participación de ladrones procedentes en Portugal. Sin embargo, el cierre de la frontera añadiría una notable dificultad en los movimientos de la banda, al estar vigilados con patrullas las 24 horas todos los pasos entre los dos países.