Josep Borrell: «La situación humanitaria en Venezuela es desesperada»

Sofía Vázquez
Sofía Vázquez A TOXA / LA VOZ

GALICIA

Borrell, este sábado en A Toxa, en las instalaciones del Gran Hotel
Borrell, este sábado en A Toxa, en las instalaciones del Gran Hotel Martina Miser

Si queremos existir «tenemos que apostar por ser más Europa», sostiene

04 oct 2020 . Actualizado a las 18:10 h.

Josep Borrell (Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores) Llegó la noche del viernes desde Bruselas, haciendo escala en Madrid antes de recalar en Galicia. Desembarcó en A Toxa y lo primero que hizo al subir al estrado del foro fue llamar la atención sobre la escasa participación femenina en el panel de participantes: «Todo el mundo ha observado que había mucho desequilibrio. Es difícil, a veces, encontrar una composición paritaria. Primero por inercia, después, porque el número de mujeres a participar es más reducido que el de hombres, pero hay que tomar medidas activas para superarlo».

-¿Por qué reconoció a Guaidó y ahora hace lo posible para legalizar las elecciones de Maduro?

-Vamos a llamar a las cosas por su nombre. No sé si es una pregunta o una acusación... [se ríe]. Por encargo de la oposición, llevo desde el mes de julio en contacto con el Gobierno de Maduro para ver si son posibles unas condiciones que permitan la participación de la oposición, lo que sería bueno. No hubo acuerdo. Maduro pidió que se enviara una misión de observación electoral. Le dijimos que para hacer eso necesitábamos cinco meses de trabajo previo y constatar que se daban condiciones aceptables, que no era el caso. Negociamos, y en un momento dado creí que era oportuno enviar unos expertos para seguir haciendo lo que hacíamos en directo. No entiendo la crítica que ha generado el Partido Popular. No hay ninguna razón, salvo la de armar ruido y atacar al Gobierno español.

-¿Cómo acabará Venezuela?

-De momento, la cosa no va bien. El Gobierno venezolano no quiere retrasar las elecciones. Está en su derecho, pero en estas condiciones nosotros no podemos enviar una misión de observación electoral. Eso hará que las elecciones no se puedan organizar con un mínimo de parámetros democráticos y el país dará un paso más hacia la desinstitucionalización. Va a ser más difícil buscar una salida democrática a la crisis.