La familia Franco deberá devolver el pazo de Meirás

La jueza sentencia que la donación del inmueble se hizo al jefe del Estado, no al dictador a título personal

Imagen del Pazo de Meirás este miércoles
Imagen del Pazo de Meirás este miércoles

Redacción

La familia Franco deberá devolver al dominio público el pazo de Meirás. Según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, el Juzgado de Primera Instancia de A Coruña ha sentenciado que el inmueble situado en Sada fue regalado en 1941 al jefe del Estado, no al dictador a título personal.

En la sentencia, la magistrada Marta Canales detalla que la compraventa de 1941 con la que el dictador consiguió inscribir el título en el registro de la propiedad «fue una simulación», por lo que debe ser anulada. También rechaza la «existencia de atraso» en la presentación de la demanda que ahora ha sido estimada «íntegramente». Y valora que haya nacido «dun importante estudo histórico e dun consenso social logrado tras moitos anos».

La magistrada no acepta la argumentación de los demandados sobre la compra «que realiza Franco coa intermediación de Pedro Barrié de la Maza, que cualifica de "ficción" levada a cabo “só co obxecto de poñer o ben ao seu nome”», según la información facilitada por el TSXG.

La Abogacía del Estado sostuvo en el juicio que Franco no adquirió el Pazo de Meirás porque los posibles títulos de adquisición de 1938 y 1941 «son nulos, el primero por defecto de forma y el segundo por simulación absoluta», y que es la Administración la que adquiere el bien por usucapión «por uso continuado para fin público». «Su nombre era Francisco Franco Bahamonde, pero no se le regala a él por sí mismo, sino al jefe del Estado», aclara la jueza, que insiste en que la literalidad de los documentos sobre la compra del pazo y su posterior donación «no arroja dudas» porque todos se refieren «al caudillo». De esta forma, no comparte las alegaciones de la familia Franco en relación a la intención de la parte vendedora acerca de que querían que el pazo se regalase a Franco a título personal.

En lo que respecta a la liquidación del estado posesorio (restitución de los gastos en los que podría haber incurrido la familia mientras fue titular del inmueble), la magistrada entiende que no cabe, al ser la propiedad incorporada al patrimonio de la familia Franco «de mala fe». Esa mala fe se materializa «cuando, tras aceptar el caudillo la donación del pazo de Meirás, en su calidad de jefe del Estado, otorga una escritura pública el 24 de mayo de 1941 con la sola finalidad de inscribir este bien a su nombre en el Registro de la Propiedad, sin mediar precio alguno». Recuerda además la juez que el Estado asumió todos los gastos de la residencia estival que fue gestionada y administrada como residencia oficial del jefe de Estado, por lo que afirma que «el Pazo de Meirás se gestionaba de forma idéntica al Palacio de El Pardo».

La jueza declara también nula la parte de la escritura por la que los herederos de Franco se hicieron con el inmueble Al entender que la propiedad del pazo corresponde al Estado, la juez declara también nula la parte de la escritura por la que los herederos de Franco se hicieron con el inmueble, así como la donación de las fincas que se recoge en una escritura de noviembre de 1982. La sentencia no es firme, ya que contra la misma cabe interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de A Coruña. Sobre el momento en el que se presenta la demanda, que los letrados de la familia Franco consideraron retraso desleal, entiende la magistrada que «la posibilidad de articular la demanda nace de un importante estudio histórico y de un consenso social, logrado tras muchos años, que responde a una madurez de nuestro sistema democrático» y destaca que el Estado «nunca renunció a sus derechos».

La sentencia, que tiene 400 páginas, puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de A Coruña. 

;
Viaje al interior del Pazo de Meirás Entramos en las Torres de Meirás, propiedad de Emilia Pardo Bazán y ofrecida por las autoridades franquistas en 1938 a Francisco Franco como residencia veraniega

«A sentenza é impecable, por fin se fai xustiza»

En Sada la satisfacción no puede disimularse este miércoles. Desde el gobierno local, el alcalde, Benito Portela, confía en que, más pronto que tarde, la sentencia pueda hacerse efectiva. «É certo que é recurrible, pero dá pouca marxe. Desde o punto de vista xurídico, a sentenza é impecable. Fundamenta claramente como foi o proceso, que a Xunta Pro Pazo tiña a vontade de doarlle Meirás ao xefe de Estado, non a Franco como persoa física. Ademais, incide en que a compra do ano 1941 foi fraudulenta, buscaba simular a doazón ao dictador e á súa familia», argumenta Portela, que pertenece a la formación local Sadamaioría. 

En el ayuntamiento donde está ubicado el pazo el sentimiento, defiende, es compartido. «Era importantísimo incluir na sentenza que este pazo fose incorporado ao patrimonio público. É un ben que ten que ser patrimonio. A día de hoxe é minoritaria a xente que pensa que Meirás non debe ser un ben público», añade Portela quien, desde un principio, «tivemos a esperanza posta nesta sentanza».

También desde la Xunta han valorado el fallo como «unha boa nova para o Estado de Dereito, para o interese xeral e para Galicia», sostuvo el conselleiro de Cultura e Turismo en funciones, Román Rodríguez, tras conocer la notificación del fallo. En relación a los argumentos jurídicos acercados desde la Xunta de Galicia e incluidos en la demanda interpuesta por la Abogacía del Estado, añadió que ese estudio aportó unos «argumentos e principios que foron asumidos para defender o proceso civil polo cal se procura que Meirás se reintegre ao patrimonio público». Por último, sobre los Franco respondió que «calquera familia ten dereitos e obrigas»

El Concello de A Coruña -parte demandante en este proceso en calidad de coadjuvante adhesiva de la demanda de la Administración General del Estado- es otra de las instituciones públicas que se ha pronunciado al respecto. La alcaldesa, la socialista Inés Rey, habló de «satisfacción» al conocer el veredicto que anula la «simulada» compra del inmueble. Un logro que esperan que se extienda al palacio que la familia de Francisco Franco ha puesto en venta en plena Ciudad Vieja coruñesa. «Os Franco devolverán o pazo de Meirás e loitaremos para que devolvan a Casa Cornide», anuncia Rey. 

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, también celebró la sentencia. A preguntas delos periodistas en la conferencia de prensa para dar cuenta de la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, Montero aseguró que es «de justicia» que se haya logrado recuperar un bien que estaba «en manos privadas» de forma «fraudulenta». 

Montero puso en valor el trabajo desarrollado por el Gobierno para recuperar el Pazo de Meirás en cumplimiento además de un mandato unánime del Parlamento de Galicia. Aunque recordó que la familia Franco todavía puede recurrir y que los procesos judiciales son «complejos», la portavoz del Gobierno expresó su satisfacción por haber conseguido una «reivindicación histórica»: «El Gobierno se toma muy en serio la memoria democrática y la recuperación de todo el patrimonio que de forma fraudulenta fue hurtado al pueblo español», dijo.

El delegado del Gobierno subrayaba este miércoles que «la democracia plena se consigue recuperando la memoria histórica». Javier Losada ha celebrado la que ha definido como una «victoria democrática». 

«Hay que tener satisfacción como Estado democrático y con todo lo que representa la memoria histórica» , ha valorado el delegado del Gobierno. Además, ha felicitado a la Abogacía del Estado por su trabajo, pues la Justicia le da íntegramente la razón en una postura a la que también se sumaron la Xunta, la Diputación y los ayuntamientos de A Coruña y Sada.

Losada ha destacado «la labor de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo», para hacer realidad esta demanda histórica. La titular del área de Memoria Democrática impulsó esta acción en la que la Abogacía del Estado demostró la compra simulada y fradulenta por parte del dictador, para lo que contó con un documento clave que demuestra que Franco falseó el título con el que inscribió el Pazo de Meirás a su nombre.

El informe presentado hace casi tres años por la Diputación y dirigido por el profesor Xabier Ferreira defendía ya la «simulación» del contrato de venta a los Franco y abría la vía para su devolución al patrimonio público. Así, la institucion provincial aplaude una sentencia que, incide su presidente, Valentín González Formoso, «ratifica o que pensa toda a sociedade (...) que o Pazo forma parte do patrimonio público e non do patrimonio particular da familia Franco» .

Las claves

La resolución judicial sabe a victoria colectiva. Un esfuerzo que lideraron asociaciones como la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica (CRMH) de A Coruña y que también se convirtió en un empeño personal para el investigador Carlos Babío, coautor del libro Meirás: un pazo, un caudillo, un espolio. Babío, pendiente todavía de la convocatoria para una vista por una demanda presentada por los Franco por supuestas injurias contra el dictador, no tiene dudas a la hora de pensar un adjetivo para definir el momento. «Hoxe é un día histórico que chegará a bo porto, se non nun ano, en dous. Hoxe somos un pouquiño máis normais desde o punto de vista democrático é un avance nun dos espolios máis visibles do franquismo. Chegamos 40 anos tarde, pero por fin se fai xustiza dentro desta anormalidade», valora el investigador. 

La sentencia, subraya, tiene tres puntos clave. Ratifica que el pazo era la residencia oficial de un jefe de Estado desde el año 1938, que la compra fue simulada y, también, «inclúe que os Franco ocuparon de mala fe a propiedade trala morte do ditador. Isto conleva a que non hai lugar a dúbidas sobre se hai que indenmizalos». Por tanto, continúa Babío, «danos a razón en todo canto tiñamos documentado e argumentado e tamén vai máis alá, ata o proceso de adquisición dos Franco logo da morte do caudillo».

El escritor es consciente de que cabe recurso primero en la Audiencia Provincial y después de casación en el Supremo, pero confía en el paso dado. «Os argumentos son sólidos. Creo que isto non ten volta atrás. Na sentenza fálase dunha ostentación da propiedade con mala fe», apunta. Las connotaciones, además, van allá de la recuperación de un inmueble. «Supón unha victoria na batalla contra o relato franquista. Queda ás claras que o proceso de traspaso aos Franco se fixo nun contexto de guerra e represión. É un avance desde o punto de vista de reconstrucción da verdade. Esta é a primeira sentenza contra o franquismo no Estado español desta envergadura, non hai ningunha que teña en consideración o momento histórico no que se deron os feitos», remarca. 

Para Carlos Babío la resolución también deja otra lección. «Debemos felicitarnos e darnos os parabéns todos. Isto foi posible grazas ao conxunto da sociedade. Se un pobo non reclama de forma colectiva é imposible acadar estos avances», concluye. 

Una batalla de 15 años

Fue hace 15 años cuando la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica (CRMH) arrancó esta batalla. «Cando comezamos con esta iniciativa, moita xente dicía que os regalos non se devolven e que isto fora un regalo. A paciencia é revolucionaria, hai que perseverar, é un triunfo de 15 anos dun traballo de resistencia», describe el activista Manuel Monge.

«A paciencia é revolucionaria, é un triunfo de 15 anos dun traballo de resistencia»

Protestas delante del pazo y una intensa campaña cívica consiguieron que su causa fuese ganando apoyos. «Iniciamos un tempo de información, foi aí cando a xente foi vendo que se trataba dun espolio, non dun agasallo», recuerda. El respaldo de la Diputación de A Coruña y de todos los grupos políticos del Parlamento gallego fueron esenciales. «Os estudos históricos e xurídicos encargados pola Xunta e a Deputación foron un pouco a clave do éxito», admite Monge. Eso y y su resistencia. «Isto demostra que cando hai unhas ideas claras e razóns, sobre históricas, debemos manter a mobilización», defiende.

Las reclamaciones sobre las propiedades de las que se adueñaron los Franco no acaban en Meirás. «Quedan cousas importantes pendentes, está a Casa Cornide (A Coruña) e as estatuas de Abraham e Isaac. Ademais, agardamos que nos próximos meses se retiren os distintivos ás persoas que desde o poder colaboraron con estes espolios», expone Monge. 

Otras propiedades de Franco en Galicia

El Pazo de Meirás es de por sí una joya arquitectónica. Emilia Pardo Bazán construyó el actual edificio donde tenía su biblioteca y se inspiraba. En su interior hay importantes joyas, entre ellas las estatuas del Abraham e Isaac del Pórtico de la Gloria. Consulta cómo es su interior y por qué tiene tanto valor.

A esta propiedad se suma una larga lista de inmuebles en la comunidad: 

Casa Cornide

Proceso para declararla BIC. En pleno juicio por Meirás, saltaba la noticia: la Casa Cornide, el inmueble que los Franco poseen en la Ciudad Vieja de A Coruña, está a la venta en un portal inmobiliario. El abogado de la familia defendía el derecho de esta a poner a la venta una propiedad que es suya. Sin embargo, desde distintas entidades se reclama la titularidad pública de este inmueble que pasó a manos del dictador a través del mismo intermediario que Meirás, Pedro Barrié de la Maza, que se hizo con la casa en una subasta en 1961 y la cedió a continuación a la familia del entonces jefe del Estado. El Concello de A Coruña realiza gestiones para que el edificio sea declarado bien de interés cultural (BIC), lo que implicaría que tendría que ser abierta al público durante varios días cada mes y dificultaría su venta. 

La torre de Dodro

Trasladada para la reforma de Meirás. La propiedad figura en el testamento de Franco como la Casa de la Torre de Vigo, valorada en aquel lejano 1975 en 300.000 pesetas (1.800 euros). La capilla y el terreno que, tras una concentración parcelaria pasaron a otras manos no relacionadas con la familia del dictador. De las propiedades de la familia Franco en Galicia todos conocen el pazo de Meirás, pero muy pocos el de Bendaña. En realidad, la mayor parte de aquella casa, la de mayor valor al menos, está en Meirás.

La casa de Bastiagueiro

Curva de Bastiagueiro donde un comando de ETA intentó matar a Franco
Curva de Bastiagueiro donde un comando de ETA intentó matar a Franco

La playa que el dictador eligió para bajar a la arena. Franco adquirió una finca a pie de playa en Oleiros donde mandó construir una pequeña casa de unos 50 metros cuadrados dotada con duchas y servicios. La familia comenzó a usar la playa de Bastiagueiro, cerrándola al resto de bañistas, en septiembre de 1939.

Casa Natal de Franco

El Concello pagaba. Una placa en la fachada del número 136 de la calle María de Ferrol, cuya presencia es muy discutida, sigue recordando hoy que allí nació Francisco Franco. El Concello ferrolano pagó durante la dictadura los gastos de luz y agua de la casa. Dejó de hacerlo en 1979.

Además de fincas, casas nobles y empresas, los Franco atesoraron numerosas obras de arte durante los años de dictadura. Entre ellas, dos piezas del maestro Mateo que hoy son también objeto de litigio. Se trata de las figuras de dos profetas que fueron esculpidas para el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago. Los intentos para recuperar para el patrimonio público estas esculturas, regaladas a Franco en los años 50 por el alcalde compostelano Ángel Porto, han resultado de momento infructuosos. Pero el asunto sigue en los juzgados.  Es el Concello de Santiago el que reclama su propiedad, al entender que hubo «un proceso de apropiación ilexítimo e ilegal» para hacerse con las estatuas de Mateo. Después de que un juzgado de Madrid desestimase la reclamación municipal, la Audiencia Provincial de Madrid volvió a fallar contra las aspiraciones del Ayuntamiento. El rechazo al recurso se basaba en que no estaba acreditado que las estatuas que demandaba el Concello sean las mismas que están en posesión de los herederos del dictador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
123 votos
Comentarios

La familia Franco deberá devolver el pazo de Meirás