La redención de Smit tras su papel en el Prestige

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Parte del equipo de Smit que participó en el frustrado rescate del Prestige
Parte del equipo de Smit que participó en el frustrado rescate del Prestige No disponible

La firma holandesa demuestra con el Blue Star que sigue siendo la gran referencia en salvamento

11 dic 2019 . Actualizado a las 10:13 h.

Aún hay gente en activo en Marina Mercante y Salvamento Marítimo que tuercen la cara cuando se les menciona a Smit Salvage, la por otra parte mítica compañía holandesa especializada en rescates imposibles. El recuerdo de las tensiones que hubo con esta empresa durante el accidente del Prestige aún está muy presente. Primero llega este recuerdo, pero después admiten que son unos grandes profesionales. El rescate del Blue Star lo ha demostrado una vez más, pese a las diferencias del pasado.

En realidad, también eran unos reputados salvadores entonces, cuando intentaron por todos los medios refugiar un petrolero que estaba vertiendo fuel en una ría gallega con el objeto de salvar la carga y llevarse una suculenta comisión. Lo intentaron por todos los medios, pero el Gobierno de Aznar no cedió: el buque tenía que mantenerse a 120 millas de la costa española.

La doctrina del alejamiento del Prestige, que al final no fue castigada por la Justicia española -se consideró una opción legítima para defender la costa-, era innegociable. «No hubo diálogo en absoluto. No hubo ninguna posibilidad de discusión, por lo que nada se pudo hacer por el buque», declaró en el juicio el capitán encargado del salvamento del petrolero, el holandés Wytse Huismans. Después se supo que en la opción de refugiar del buque contaban con aliados en Fomento, altos cargos que cuestionaron la decisión del alejamiento y se reafirmaron en sus opiniones en el juicio.