Los dueños de Povisa, a punto de vender el hospital a un gigante norteamericano

GALICIA

Oscar Vázquez

Las negociaciones del centro vigués con el grupo Ribera Salud están casi cerradas. Sanidade exige el mantenimiento de los puestos de trabajo

14 oct 2019 . Actualizado a las 19:03 h.

El mayor hospital privado de Galicia está a punto de ser vendido. El Grupo Nosa Terra 21 ultima las negociaciones para que Ribera Salud compre Povisa, un centro al que el Sergas tiene encargada la asistencia sanitaria de 135.000 personas en el área de Vigo.

Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que faltan pocos días para que ambas partes sellen la venta y que, aunque la dirección lleva la operación con la máxima discreción -solo contados mandos del centro sanitario han tenido confirmación de la misma-, en Madrid ya se da por hecha esa transacción.

Con ella culmina la histórica apetencia de los grandes grupos sanitarios españoles por el Hospital Povisa, el tercer mayor recinto de España de propiedad privada por número de camas, según el Catálogo Nacional de Hospitales, del INE, por detrás del Institut Pere Mata (Tarragona) y la Fundación Jiménez Díaz (Madrid).

Povisa no es un hospital privado al uso. Es el único que mantiene un concierto singular con el Servizo Galego de Saúde (Sergas), un convenio que le permite ser el centro sanitario de referencia para 135.000 personas de Vigo y las comarcas de O Morrazo y O Val Miñor. Actualmente está en manos del grupo de empresas Nosa Terra 21 de la familia Silveira. Suyas son también firmas como Remolcanosa o Naviera Elcano. La familia se hizo con el control del hospital en 1996, un momento en el que atravesaba una situación financiera extrema. En aquel momento lo rescató y logró ampliar los conciertos que fue suscribiendo con la sanidad pública.

Ribera Salud fue la promotora del modelo Alcira, en Valencia, un hospital que constituye un símbolo de la gestión privada de la sanidad pública en España porque en 1999 se convirtió en el primer modelo que incluía la conversión de toda un área de salud, incluidos centros de salud y hospital, a la propiedad privada. Pero Ribera es en realidad una marca. Detrás está al gigante norteamericano Centene Corporation. Esta compañía es realmente la compradora, porque posee el 90 % de Ribera.

La probable venta llega después de unos años de mucha convulsión. En el 2018, el hospital vigués declaró 7 millones de euros en pérdidas, el peor resultado de su historia. Es algo que el hospital achaca en exclusiva al concierto que mantiene con el Sergas desde septiembre del 2014.

Sus registros contables han ido acumulando números rojos machaconamente. En los cuatro ejercicios que van del 2015 al 2018 ha sumado 18 millones de euros de agujero. La situación llegó al límite hace un año y un día, cuando el hospital presentó ante el juzgado el preconcurso de acreedores. La insolvencia se evitó in extremis tras una dura negociación con el Sergas que permitió modificar el contrato. El Consello de Contas ha analizado que estos cambios permitirán a Povisa ingresar entre 3,4 y 4,4 millones de euros más cada año.

José Silveira, el presidente de Grupo Nosa Terra 21, dueño actual de Povisa
José Silveira, el presidente de Grupo Nosa Terra 21, dueño actual de Povisa Álvaro Ballesteros

Sin embargo, a la vista de los resultados, el propio auditor de Povisa, Deloitte, advierte en las últimas cuentas del hospital que es una empresa que tiene «una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento».