El auditor de Povisa advierte «dudas significativas» sobre su futuro

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO

Oscar Vázquez

Los accionistas estiman que el acuerdo con el Sergas les haría perder un 84 % menos

05 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La difícil situación que refleja la contabilidad de Povisa no se reduce a los siete millones de euros de pérdidas que el hospital declaró en su memoria económica del año pasado, como avanzó ayer La Voz. El auditor del mayor hospital privado de Galicia, Deloitte, destaca en su informe que las previsiones que hace la propia empresa no son halagüeñas: «Ponen de manifiesto tensiones de liquidez que podrían comprometer la capacidad de la sociedad para atender sus obligaciones corrientes». El auditor incide en «la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento».

Ya no se trata solo de los siete millones de pérdidas que registra el hospital. El centro sanitario cerró el año con un fondo de maniobra es negativo, concretamente, de 355.000 euros. El fondo de maniobra permite que una empresa pueda pagar su normal funcionamiento. Las previsiones que reconoce la empresa para el 2019 hablan de «flujo de caja negativos y tensiones de liquidez», según la memoria económica, a la que ha tenido acceso La Voz. Con la base de la contabilidad de la empresa, Deloitte considera que «proporciona una base suficiente y adecuada para nuestra opinión».

Según el hospital, todo se debe al concierto con el Sergas, que entró en vigor en el 2014. Ese documento regula que Povisa presta asistencia a un máximo de 139.000 personas (actualmente, menos de 135.000) y cobra 505 por cada uno (antes 540). En los últimos cuatro años, Povisa ha declarado pérdidas. El déficit total suma 18 millones. El Sergas declinó hacer comentarios sobre las cuentas de Povisa, que es su mayor proveedor de servicios.