Crisis política en Ourense: el exlíder de Ciudadanos ve la mano de Baltar en el fichaje de Araújo y este lo niega

Miguel Ascón Belver
Miguel Ascón OURENSE / LA VOZ

GALICIA

Miguel Villar

La incorporación del exportavoz del PP provocó de forma casi inmediata la dimisión del líder del partido naranja

14 feb 2019 . Actualizado a las 09:18 h.

Tras 27 años de militancia en el PP, José Araújo anunció el pasado día 29 que dimitía como portavoz del gobierno de la capital ourensana. Desde el primer momento se especuló con su fichaje por Ciudadanos y él mismo lo confirmó esta semana. Su imposición como candidato provocó de forma casi inmediata la dimisión del líder local del partido naranja, Alberto Rodríguez. La Voz de Galicia entrevista a ambos:

ALBERTO RODRÍGUEZ. Excoordinador de Ciudadanos de Ourense

«Es posible que esto sea para proteger a Baltar»

Álvaro Vaquero

Alberto Rodríguez (Ourense, 1971) preferiría que no se hubiese hecho público el mensaje que envió a sus compañeros de Ciudadanos para anunciarles su dimisión como portavoz local por el modo en que se expresa, pero no por el fondo. Reitera, por ejemplo, que el secretario de Organización del partido en Galicia, Laureano Bermejo, se quedó con dinero de compañeros de Ourense para gastos políticos, pero le resta importancia. «Es una cantidad ínfima, pero es más el gesto que el dinero en sí mismo. Se ha hecho mucha carnaza sobre ese tema y es así, pero para mí no era lo más importante en cuanto a mi dimisión», dice Rodríguez. El principal motivo, según asegura, es el fichaje de Araújo, del que se enteró por la prensa, explica: «Nunca se nos ha respetado ni se nos ha mantenido informados de los movimientos que se han hecho».

-¿Hubo más intentos de fichajes de los que tampoco fueron informados?

-Sí y hay que tener en cuenta que nosotros, como junta directiva, representamos a los afiliados porque somos elegidos por ellos. Por decirlo de forma sencilla, somos lo más democrático de la organización y, como máximos representantes, deberíamos estar al tanto. Éramos conscientes de ello y te podría dar una lista de diez o veinte nombres que la organización ha tocado, pero lo curioso es que yo lo sé porque Ourense es lo suficientemente pequeño, pero no porque Organización me haya dicho nunca nada.

-¿Por qué cree que se actuó así?

-El máximo responsable para mí es el secretario de Organización de Galicia, Laureano Bermejo. Es una persona que, por su forma de ser, por su forma de actuar y por su pasado político todo el mundo sabe muchas cosas de él y casi ninguna buena. Por lo general, la gran mayoría de las juntas directivas de Galicia no tienen información suya. Yo creo que no confía y no fomenta el trabajo el equipo.

-¿Piensa que estos movimientos son una estrategia impulsada interesadamente por la dirección provincial del PP?

-Efectivamente, nosotros hemos llegado a pensar casi desde el principio que esto es algo impulsado por el PP y cada vez cogen más auge esos rumores. Yo diría que, si esa es la estrategia, es equivocada. La situación de Ourense, políticamente hablando, es bastante diferente a la de otras ciudades. La fuerza que tiene aquí Democracia Ourensana hace que el juego sea totalmente diferente. Personalmente creo que el voto de Ciudadanos en Ourense no se encuentra en el PP, sino en DO. Es posible que esto sea para proteger a Baltar, que sea un movimiento, que es lo que se rumorea, para proteger a ese señor barón. Y personas como yo, cuando vinimos a la política, lo hicimos precisamente para desbancar a ese tipo de políticos. Es posible que lo que estén buscando sea no tanto proteger el Concello, que lo dan por ingobernable, sino otra situación. El tiempo nos dirá si el PP es partícipe.

-¿Puede Ciudadanos ofrecer un proyecto renovador con un candidato que llevaba 27 años en otro partido hasta ayer?

-La regeneración democrática, el cambio, la eliminación de la vieja política o de las puertas giratorias creo que no va a ser posible... Yo considero a Pepe [Araújo] como un político profesional. No tengo nada personal contra él, ni siquiera lo conozco, pero lo que no me gusta es lo que representa. Y creo que hay un problema añadido porque le das herramientas a otras formaciones políticas para acusarte de haber gobernado cuando no lo has hecho nunca. Es verdad que él ha echado balones fuera responsabilizando a su antiguo jefe, pero las responsabilidades de cada concejalía son de cada concejal y creo que la suya ha dejado bastante que desear.

-De hecho, usted fue muy crítico con su gestión desde hace meses.

-Fueron 37 notas de prensa en las que se critica de manera directa su gestión y al menos en dos ocasiones llegamos a solicitar la dimisión de Pepe Araújo. A mí se me hace muy difícil seguir en una formación política defendiendo aquello contra lo que hemos luchado. Yo llegué para construir un proyecto de cambio y está claro que con los mismos políticos no puedes hacer una política diferente.

-¿Dimite usted porque pretendía ser el candidato?

-Es una de las cosas que más me disgusta y habrá mucha gente que querrá hacer entender que efectivamente ese es el motivo. Desde el minuto cero yo dije que no quería estar en la lista y he trabajado de forma incansable en la búsqueda de candidato a la alcaldía de Ourense. Me gusta trabajar para la ciudad pero no me siento con el interés de formar parte de una lista. Me consideraba apolítico y creo que ese es mi futuro, por lo menos el más inmediato.